La familia de Celia: «Estamos destrozados»

Andrés, el hermano de la golfista asesinada. / AGENCIAS

Un hermano de la joven golfista asesinada en EE UU declara que todavía están «intentando asimilar» los hechos, que todavía no conocen en detalle

AGENCIAS

La familia de Celia Barquín Arozamena, la golfista cántabra de 22 años asesinada en Estados Unidos, está «destrozada» por lo ocurrido y «intentando asimilar» los hechos, que todavía no conoce en detalle.

Así lo ha señalado su hermano Andrés, en declaraciones a varios medios de comunicación a las puertas de la casa familiar de Puente San Miguel, donde ha atendido brevemente a los periodistas. «Ahora mismo estamos bastantes destrozados toda la familia intentando asimilar un poco lo que ha sucedido, y pedimos un poco de intimidad para sobrellevar estos días, que están siendo bastante duros», ha dicho.

Preguntado por las circunstancias de la muerte de su hermana, ha señalado que desconocen «bastante todavía lo que ha sucedido», salvo que su hermana había ido a entrenar por la mañana, «como muchos otros días» y que «alguien la ha atacado» y «ha acabado con ella». «Esperamos que en las próximas horas nos puedan facilitar más datos de lo que ha sucedido concretamente», ha dicho Andrés Barquín.

En contacto con las autoridades

Asimismo, ha explicado que están en contacto con las autoridades españolas en Washington y con las autoridades policiales de Iowa. «Estamos siguiendo el procedimiento paso a paso», ha dicho el hermano de la joven, Andrés Barquín, que ha añadido que se hará la autopsia y que, cuando se termine, esperan tener más información y saber cuándo se puede repatriar el cuerpo. En principio, la familia cree que no se desplazará a Estados Unidos y está a la espera de lo que marquen las autoridades.

La golfista cántabra ha sido hallada muerta en un campo de golf de la localidad estadounidense de Ames, situada en el estado de Iowa, y se investiga por un presunto delito de asesinato a un hombre, Collin Daniel Richards, de 22 años, por su presunto asesinato. Según la Policía de Ames, a las 10.24 (hora local) del lunes. Un grupo de golfistas había localizado una bolsa «sin nadie cerca», lo que llevó a los agentes a peinar la zona, encontrando el cadáver.