Muere José María Setién, obispo de San Sebastián durante los años más violentos de ETA

Muere José María Setién, obispo de San Sebastián durante los años más violentos de ETA

Se erigió en una controvertida figura por sus opiniones afines al nacionalismo, en las que muchos vieron una cierta comprensión hacia los miembros de la banda terrorista a la que siempre pidió que dejara de matar

LORENA GILSan Sebatián

«Veré la paz siendo obispo». José María Setién se equivocó cuando en 1998, en plena tregua tras el Pacto de Estella, hizo ese pronóstico. ETA tardaría aún doce años hasta que en 2010 declaró el final «permanente e irreversible» de su actividad terrorista. El que fuera obispo de San Sebastián durante dos décadas dejaría el cargo el 9 de diciembre del año 2000, con ETA aún en activo. Presentó la renuncia al Vaticano por decisión, dijo, «estrictamente personal», dijo. A sus 72 años –tres antes de alcanzar la edad oficial de jubilación–, el polémico prelado ponía fin a 27 años al frente de la diócesis gipuzcoana. Esta madrugada falleció tras haber sufrido un ictus el domingo y permanecer desde entonces ingresado en la Unidad de Cuidados Intensivos del Hospital Donostia.

José María Setién Alberro nació en Hernani en el seno de una familia acomodada. Primero de la clase en el colegio del Sagrado Corazón, hablaba varios idiomas –castellano, euskera, latín, alemán y francés– y ha dejado una amplia producción literaria. Se licenció en Teología y se doctoró en Derecho Canónico en la Universidad Gregoriana de Roma. En 1951 fue ordenado en el seminario de Vitoria, cuyos compañeros destacan de él sus «magníficas dotes futbolísticas», y en 1960 se trasladó como profesor a la Universidad Pontificia de Salamanca. Allí coincidió con Sabino Ayestarán, quien le describe como «un hombre trabajador y afable en las distancias muy cortas», aunque con «poca inteligencia emocional», reconoce el catedrático emérito de Psicología Social. «Era uno de sus grandes defectos. Era incapaz de conectar con la gente, no empatizaba».

A finales de la década de los sesenta fue nombrado vicario general de la diócesis de Santander y después, en 1972 fue consagrado en la catedral del Buen Pastor de San Sebastián como obispo auxiliar de Jacinto Argaya, a quien sustituyó como titular siete años después. Lo más común es que los obispos católicos pasen por distintos destinos a lo largo de su vida. No fue su caso. Setién desarrolló su labor siempre en la misma sede, llegándose a convertir en uno de los personajes «más influyentes de Gipuzkoa», coinciden en señalar tanto sus simpatizantes como sus detractores. En 2003 recibió la medalla de oro de dicho territorio. «Le interesaba más el poder de la Iglesia que el de la evangelización», sostiene Ayestarán.

José María Setién destacó por un discurso «más jurídico, político, que incluso iba más allá de lo que se presupone a su cargo», explica el catedrático emérito en Teología Rafael Aguirre. Su vocación intelectual se convirtió en algunos casos en un arma de doble filo. Por ejemplo, al abordar el problema del terrorismo en Euskadi. En sus escritos y homilías se refirió siempre a esta cuestión desde una perspectiva poco pastoral y «con una oscuridad buscada» que le reportó un sinfín de críticas por su «ambigüedad» y por estar «más cerca de los verdugos que de las víctimas».

Tras el asesinato del socialista Enrique Casas a manos de ETA, Setién no permitió que el funeral se celebrase en la catedral del Buen Pastor. El 20 de enero de 1996, cuando se dirigía a celebrar misa, pasó, sin dedicar siquiera una mirada, junto a los hijos, los amigos y los empleados del empresario José María Aldaya, quien entonces llevaba secuestrado unos ocho meses. «La imagen fue terrible», evoca Aguirre.

«Referencia nacionalista»

Durante la tregua de 1998, fruto del acuerdo entre PNV y Herri Batasuna que alumbró el Pacto de Estella, sus cartas pastorales fueron especialmente conflictivas. En ellas llegó a manifestar, «aunque no con esas mismas palabras», que la Constitución debía recoger el derecho a la autodeterminación del pueblo vasco. Ese mismo año se ofrecería a mediar «a favor de los presos políticos» porque, decía, lo que «hay aquí es un conflicto político». «Era una referencia en el mundo nacionalista, incluso fue uno de los asesores áulicos de Juan José Ibarretxe, en su época de lehendakari. Pero su postura se fue acercando cada vez más a los postulados de la izquierda abertzale que a los del PNV», puntualiza Rafael Aguirre. En una conferencia en Madrid llegó a afirmar que el Estatuto de Gernika «ya no era válido». En 2007 publicó el libro 'Un obispo vasco ante ETA', en el que se refería a los terroristas como «revolucionarios».

Su discurso «sin tapujos» y su liderazgo le valió el apoyo de su equipo –con algunas que otras excepciones– y una «larga lista de detractores». Con una visión «jerárquica» de la Iglesia, el prelado guipuzcoano dejaba poco margen a la autonomía de los órganos de co-rresponsabilidad, que sí funcionaban en Bizkaia. «Nada se movía sin su permiso. Era un líder indiscutible que no dejaba margen a contestación interna alguna», describe Aguirre. «Algunos le tildaron de orgulloso, pero no creo lo fuera», añade Sabino Ayestarán. «Tenía una gran inseguridad en sí mismo, pero lo camuflaba bajo una imagen de autosuficiencia. Y lo hacía muy bien».

Pese a que Setién gozaba de una «autonomía inusual» respecto a las altas instancias de la Iglesia, el Papa Juan Pablo II llegó a manifestar en varias ocasiones a la Conferencia Episcopal Española su desacuerdo con su «deriva». Finalmente, la Santa Sede intervino en el año 2000 favoreciendo su renuncia al episcopado. Su despedida no dejó indiferente a nadie. Las opiniones volvieron entonces a dividirse entre quienes consideraron, y lo siguen haciendo, que «fue un incomprendido cuyo trabajo no se supo valorar» y los que saludaron su dimisión como «una buena noticia». Su sucesor al frente del obispado de San Sebastián fue Juan María Uriarte.

 

Fotos

Vídeos