La nueva Facultad de Medicina de Basurto abrirá sus puertas en 2024

Balluerka, Uriarte y Darpón posan ante un fotomontaje de la futura facultad. /Irekia
Balluerka, Uriarte y Darpón posan ante un fotomontaje de la futura facultad. / Irekia

El centro supondrá una inversión de 52,1 millones de euros, estará situado junto al hospital y también albergará Enfermería y el grado de Fisioterapia

Marta Fdez. Vallejo
MARTA FDEZ. VALLEJO

La nueva facultad de Medicina y Enfermería de la Universidad del País Vasco (UPV/EHU) que se levantará junto al hospital de Basurto en Bilbao ya tiene fecha de apertura: el inicio del curso 2024-25. Los consejeros de Educación, Cristina Uriarte; de Salud, Jon Darpón; y la rectora de la UPV/EHU, Nekane Balluerka, hicieron público ayer el proyecto de construcción del centro, que supondrá una inversión de 52,1 millones de euros y cuyas obras se iniciarán en 2021.

El complejo universitario contará con 32.000 metros cuadrados construidos y ocupará, como estaba previsto, una parcela reservada para la UPV/EHU dentro del plan municipal de la zona Basurto-Garellano. De los más de 52 millones de inversión prevista, casi 45 correrán por cuenta del Gobierno vasco y estarán destinados a la redacción del proyecto, la dirección de obra y la propia construcción del inmueble. La UPV/EHU asume la gestión de los otros 7 millones, dedicados al mobiliario y equipamientos, supervisión de los trabajos y licencias y tasas.

Al nuevo edificio se trasladarán los grados de Medicina, Fisioterapia y Enfermería. En el actual centro del campus de Leioa solo quedará la carrera de Odontología, con el fin de mantener estos estudios «junto a la clínica en la que se hacen las prácticas», según los planes de la institución académica. En la futura facultad bilbaína se impartirán también seis másteres oficiales: de farmacología, ingeniería biomédica, investigación biomédica, microbiología, neurociencias y salud pública. Se instalarán 20 de los 34 grupos de investigación del área sanitaria que desarrollan su labor en la UPV/EHU y está previsto también la implantación de un Centro Avanzado en Ingeniería Biomédica.

La consejera de Educación explicó ayer que, tras varios meses de trabajo entre su Departamento y la Universidad para «analizar distintas posibilidades», se ha acordado «un proyecto ambicioso que «permitirá contar con una facultad moderna, que forme a los mejores profesionales del ámbito de la salud». Es «una gran noticia» porque «impulsar» este nuevo centro «es vital para nuestra sociedad», apuntó Uriarte durante el acto celebrado en Bilbao, en el que también participó el viceconsejero de Universidades, Adolfo Morais.

Uriarte, que destacó que este anuncio se ha hecho coincidiendo con el 50 aniversario de la facultad de Medicina y del nacimiento de la Universidad de Bilbao, valoró que el nuevo emplazamiento hará posible «ampliar la oferta formativa en euskera y castellano» y acoger a un «mayor número de alumnos», una reclamación que ha hecho Sanidad a la UPV/EHU en numerosas ocasiones. Contar en un mismo espacio con el centro formativo y el hospital facilitará, además, «profundizar en la investigación en ciencias de la salud» y «estrechar» las relaciones con el sector sanitario, añadió.

La futura facultad se erigirá junto al hospital de Basurto.
La futura facultad se erigirá junto al hospital de Basurto.

EN SU CONTEXTO

45
millones de euros, de los 52,1 que comprende el presupuesto de la nueva facultad de Medicina y Enfermería, los aportará el Gobierno vasco. Otros siete saldrán de las arcas de la UPV.
Tres grados
Acogerá los grados de Medicina, Enfermería y Fisioterapia. Odontología se quedará en el edificio del campus de Leioa, en la zona reformada.
Estudios
Se impartirán también seis másteres oficiales del campo de la salud y está previsto ubicar el Centro Avanzado en Ingeniería Biomédica.
32.000
metros cuadrados de superficie construida tendrá el nuevo complejo universitario, que se levantará en una parcela reservada por el Ayuntamiento para la Universidad.
meses está previsto que duren las obras de construcción del edificio. En 2019 se darán los primeros pasos con la redacción del proyecto básico y de ejecución de la infraestructura y la contratación del estudio de arquitectura.

Mejorar la formación

La rectora concidió en que dará respuesta a una «necesidad universitaria y social». Resaltó que tener la facultad junto a un hospital era «objetivo fundamental» para equipararse «a las mejores universidades del mundo». «Va a completar una oferta formativa que ya era excelente», dijo. Balluerka recordó que en el último examen para Médicos Internos Residentes (MIR), el 76% de los titulados en la Universidad vasca lograron plaza, con lo que la facultad «se ha convertido en la sexta de España en porcentaje de colocación». La responsable de la UPV/EHU valoró, además, que las nuevas instalaciones permitirán disponer de «recursos de primer orden para la docencia» y «reforzar» la relación entre los grupos investigadores del hospital y la Universidad.

El consejero de Sanidad expresó su «satisfacción» por esta «apuesta del Gobierno vasco, Educación y la UPV». Un proyecto, resaltó, que va a contribuir «a mejorar Osakidetza» y «la Universidad» y con el que se «salda una deuda histórica con los profesionales de la salud y con la sociedad vasca».

Recreación desde otra perspectiva.
Recreación desde otra perspectiva.

Relevo generacional

Darpón avanzó que el centro hará posible «adecuar el número de alumnos a las necesidades» del sistema sanitario vasco. Recordó que la plantilla de Osakidetza tiene una edad media de 53 años, por lo que «debe afrontar un importante relevo generacional», que ya ha comenzado pero que se incrementará en los próximos años. Además, incidió en que de las nuevas instalaciones no solo se beneficiarán los profesores y alumnos, sino «el conjunto de la sociedad vasca por la mejor formación de los profesionales sanitarios».

Los primeros pasos para lanzar el proyecto se van a dar ya el próximo enero con la elaboración de las memorias e informes previos, tras lo que se contratará a un estudio de arquitectura. A mediados del próximo año comenzará la redacción del proyecto básico y de ejecución de la infraestructura. El plan prevé que después del verano de 2020 den comienzo las obras, que durarán tres años. En 2024 el edificio será equipado para que los alumnos puedan comenzar el curso en septiembre.

«Es el día más feliz de mi mandato como rectora»

La construcción de una facultad de Medicina en Bilbao arrastra una larga historia de iniciativas frustradas. Es una reclamación de hace varias décadas de decanos, profesores, alumnos y profesionales vascos de la Medicina que han pasado por las aulas de una facultad que se ha quedado obsoleta y pequeña. El proyecto se ha retrasado en varias ocasiones por falta de recursos o porque se dio prioridad a otros planes de la institución académica.

«La nueva facultad ya es una realidad», subrayó ayer la consejera para dejar claro que el compromiso es definitivo. El proyecto estaba previsto en los planes del Ejecutivo de Urkullu, pero su definición final se ha concretado en los últimos meses en reuniones de trabajo entre responsables de Educación y de la UPV/EHU. Darpón y Uriarte afirmaron ayer que el dinero que se va a destinar para lanzar la construcción del nuevo edificio está ya incluido en los Presupuestos y que no hay vuelta atrás.

«Es el día más feliz de mi mandato como rectora», comentó Nekane Balluerka tras el acto de presentación, en el que hubo intercambio de felicitaciones entre los responsables de la Universidad y los consejeros. Balluerka, que se marcó como una de sus prioridades al frente de la institución lograr una nueva facultad junto al hospital de Basurto, había pedido en numerosas ocasiones financiación al Gobierno vasco para el traslado a Bilbao. Sus reclamaciones cobraron más fuerza todavía tras el anuncio de la Universidad de Deusto de su plan de implantar estudios de ciencias de la salud.