Excluyen a 20 aspirantes a ertzainas de la academia por su actitud «inadecuada»

La Ertzaintza ya va por la promoción número 27, cuya OPE fue convocada en diciembre del año pasado para cubrir 300 plazas./E.C.
La Ertzaintza ya va por la promoción número 27, cuya OPE fue convocada en diciembre del año pasado para cubrir 300 plazas. / E.C.

No superaron las pruebas, en las que juegan un papel importante las puntuaciones que los propios compañeros se dan unos a otros

David S. Olabarri
DAVID S. OLABARRI

Veinticuatro aspirantes a ertzainas de la 26 promoción que estaban en la academia de policía y emergencias de Arkaute han sido excluidos de la Policía vasca. Veinte de ellos han sido rechazados por no haber superado la «parte aptitudinal» del proceso formativo. En otras palabras, no podrán ser ertzainas por haber demostrado una actitud inadecuada. Los otros cuatro, por tener algún tipo de causa penal que no había prescrito. Se trata de un número de excluidos significativamente superior a los registrados en las dos últimas promociones, en los que fueron apartados del proceso formativo entre 5 y 7 aspirantes en cada una, pero que se encuentra en unos niveles similares a los registrados en otros procesos selectivos. «Como en todas partes, hay de todo. Pero en general ha sido una promoción correcta», apunta la directora de Arkaute, Malentxo Arruabarrena.

La parte más polémica del proceso formativo es el denominado test sociométrico. Se trata de un cuestionario, que no se utiliza en ningún otro gran cuerpo policial, en el que los propios alumnos deben responder a preguntas referentes a sus propios compañeros, con los que llevan meses conviviendo, y al trabajo policial. Por ejemplo: «¿Con quién saldrías a patrullar?». «¿Con quién no afrontarías una situación de riesgo?».

Este test es una de las cuatro partes que componen la parte aptitudinal de la formación, un bloque en el que se puede sacar un máximo de 300 puntos. Además de las opiniones de los compañeros -que se valoran con 65 puntos-, se tienen en cuenta las capacidades «sociales y de adaptabilidad», que alcanzan los 105 puntos y que se evalúan a través de dos entrevistas que realizan los tutores. Las otras dos partes, también supervisadas por los profesionales de la academia, son la actitud en clase -70 puntos- y la capacidad de trabajo en grupo -65 puntos-.

Los futuros ertzainas deben sacar un mínimo de 150 puntos en esta parte para poder pasar a la fase de ertzainas en prácticas ya en las comisarías, que dura un año y en la que también pueden ser excluidos. Del mismo modo, también deben lograr 300 de los 600 puntos que suman las pruebas de conocimientos. Los alumnos también cuentan de entrada con 100 puntos en su expediente, relativos a la ficha disciplinaria, que pueden ir perdiendo si acumulan apercibimientos o faltas leves. Los ertzainas que más puntuación consiguen pueden optar después a las mejores plazas que se les ofertan.

Conocimientos
Los aspirantes a ertzainas deben sacar un mínimo de 300 de los 600 puntos que suman las pruebas de conocimientos.
Aptitudinal
Se divide en cuatro partes. Una de ellas son los test sociométricos, que ascienden a 65 puntos. En total, deben lograr 150 de los 300 puntos que suman todas las pruebas.
Ficha disciplinaria
Arrancan con 100 puntos que pueden ir perdiendo por faltas leves o acumulación de apercibimientos.

Caso de acoso

El test sociométrico ha jugado, según las fuentes consultadas, un papel «importante» en las exclusiones. Esta prueba es cuestionada en la Ertzaintza a nivel interno. Algunas de las voces críticas advierten de que se trata de una valoración «subjetiva», que puede «envenenar» la relación de los propios aspirantes y que puede provocar que se formen «alianzas perversas» para perjudicar, por ejemplo, a un compañero que destaca sobre el resto o que no es sociable. Sobre este asunto, la justicia se ha pronunciado en diversos sentidos, avalando el procedimiento o dando la razón a algún aspirante. Uno de los casos más sonados fue el de una sentencia del Supremo que obligó a readmitir a una persona que en 2006 fue objeto de acoso por parte de sus compañeros y que obtuvo en esta parte sólo 8 de los 65 puntos posibles.

A este respecto, la directora de Arkaute insiste en que no han encontrado otra prueba mejor para medir este tipo de capacidades dentro del perfil profesional que buscan para la Ertzaintza. Arruabarrena subraya que la de policía «no es como cualquier otra profesión» y advierte que en la Ertzaintza «se funciona en equipo». La interacción con los compañeros es, en este sentido, «muy importante» ya que se trabaja normalmente «en binomios». Este test -mantiene- permite conocer este tipo de actitudes y deducir, por ejemplo, qué agentes pueden tener una «actitud más cordial» con los ciudadanos a la hora de relacionarse con ellos. En todo caso, no cierra la puerta a modificarlo siempre que se encuentre algo mejor. «Por ahora nos sirve», zanja.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos