Euskaltzaindia entra con fuerza en su segundo siglo

Dos dantzaris bailan en presencia de las autoridades. /LOBO ALTUNA
Dos dantzaris bailan en presencia de las autoridades. / LOBO ALTUNA

El lehendakari destaca la labor de la academia de la lengua vasca y marca como reto impulsar la transmision del euskera a las nuevas generaciones. El diputado general de Gipuzkoa, Markel Olano, aboga por su parte por el euskera como «patrimonio de todos» y exige que quede «fuera de la disputa política»

:: RICARDO ALDARONDO

Con la idea de que «escribamos todos juntos, diariamente, el futuro del euskera», y con el eje de los retos inmediatos como «la internacionalización, la digitalización, la profesionalización y la socialización» de la lengua vasca, ayer se celebró el acto final de la conmemoración del centenario de Euskaltzaindia en el mismo lugar donde se constituyó la Academia de la Lengua Vasca en 1919, en la Diputación foral de Gipuzkoa.

Junto al presidente de la institución académica, Andres Urrutia, los diputados generales de Gipuzkoa y Álava, Markel Olano y Ramiro González recibieron al lehendakari, Iñigo Urkullu, en la plaza de Gipuzkoa de San Sebastián. En este enclave, los diputados guipuzcoanos participaron en la celebración de la soka-dantza, como símbolo del «amarre en el que debemos permanecer unidos para la revitalización de la lengua vasca», indicó Olano en el acto celebrado posteriormente en el Salón del Trono.

En la ceremonia, que contó con la participación de destacadas autoridades de la comunidad autónoma vasca, de Navarra e Iparralde (en representación de la institución foral vizcaína acudió la diputada de Cultura, Lorea Bilbao), además de la mayoría de miembros del patronato de honor del centenario, se hizo especial hincapié el trabajo desarrollado por Euskaltzaindia a lo largo de un siglo: «Ha atravesado tiempos duros y ha dado el corazón para que el euskera no tenga miedo al futuro, para que sea un idioma adaptable y vivo», destacó Ramiro González.

«Lo hicieron entre todos y lo haremos entre todos», apostilló Andres Urrutia, quien también recordó algunos de los logros de una instituición «transfronteriza y global» a lo largo de este tiempo: «Euskaltzaindia ha tejido, recopilado y estructurado el euskera. Ha institucionalizado el idioma y lo ha servido a la sociedad. Con partidarios o contrarios, hemos avanzado siempre».

Cohesión social

El máximo responsable de la academia insistió en el mensaje de unidad y cooperación que marcó su discurso. «Debemos trabajar con los distintos agentes de la cultura vasca de un modo abierto, tal como lo hemos hecho durante este centenario», añadió Urrutia. «Debemos continuar juntos nuestro trabajo por la lengua vasca como elemento significativo del acervo cultural que nos une, símbolo de nuestro ser e instrumento de cohesión social».

También el lehendakari, Iñigo Urkullu, marcó los retos de futuro de la institución para «expandir el euskera en el trabajo y el ocio, transmitirlo a las nuevas generaciones y fomentar los contenidos en euskera en el ámbito digital y audiovisual». Y añadió: «No estaríamos donde estamos si no fuera por los logros del euskera batua y Euskaltzaindia. Hay que seguir adelante y trabajando».

Por su parte, Markel Olano recordó cómo la fundación de Euskaltzaindia germinó en numerosos sentidos a lo largo del tiempo: «La adhesión a la lengua vasca, el afán por su investigación y normalización y el compromiso por su revitalización, son prueba de ello. Son principios que están ligados a una amplia y abierta visión cultural, visión que está por encima de las ideologías y la política», reseñó el máximo responsable de la institución foral guipuzcoana, que reivindicó la lengua vasca como «un patrimonio de todos» ajeno a la «disputa política». «He aquí la primera e importante lección que nos ofrece la Academia en su creación», recalcó.

Otra lección importante que ha ofrecido Euskaltzaindia a lo largo de su historia, en palabras de Olano, es la creación de «la lengua unificada o euskara batua, que no solo constituyó un modelo estándar de lenguaje culto, sino que, al mismo tiempo, ayudó también a que se gestara una nueva conciencia en eso que, con visión cultural amplia y abierta de miras, llamamos Euskal Herria».

«En una encrucijada»

Markel Olano apuntó a la «encrucijada» en la que se encuentra en este momento el proceso de revitalización del euskera. Un momento, dijo, en el que es necesario «darle un nuevo impulso, alinear la energía de la sociedad y las instituciones en una misma senda». El diputado general también instó a la Academia «a que asuma los riesgos inherentes a la innovación, a que actúe con audacia» al lado «siempre» de una sociedad que «está cambiando a un ritmo vertiginoso».

También participó en el acto el presidente de la Comunidad de Aglomeración del País Vasco, Jean René Etchegaray, que consideró «imposible» el grado de presencia del euskera en «nuestras vidas y en nuestro pueblo» sin la existencia de Euskaltzaindia.

La interpretación del 'Agur jaunak' a cargo del coro Euskeria y el coro juvenil del Orfeón Donostiarra puso fin a la ceremonia, que incuyó otro emotivo acto lleno de simbolismo: la realización de una fotografía similar a la que se tomó en la fundación de Euskaltzaindia, en el mismo lugar, el Salón de la Reina de la Diputación guipuzcoana.

«Hay que expandir el euskera en el trabajo y el ocio, en el ámbito digital y en el audiovisual» Iñigo Urkullu | LehendakARI

«La amplia visión cultural de Euskaltzaindia está por encima de las ideologíasy de la política» Markel Olano | Diputado geenral de Gipuzkoa

«Ha dado el corazón para que el euskera no tenga miedo al futuro, para que sea un idioma vivo» Ramiro González | Diputado general de Álava