Euskadi recibirá esta semana el otoño a casi 30 grados

Espectacular panorámica de Bilbao durante la tormenta de ayer tarde../Igor Gandiaga
Espectacular panorámica de Bilbao durante la tormenta de ayer tarde.. / Igor Gandiaga

Sin superar el bochorno de ayer, la semana se mantendrá calurosa con puntuales chubascos. Lo mejor, a partir del viernes

EIDER BURGOS

Esta misma semana comienza oficialmente el otoño, ¡pero quién lo diría! Porque según los termómetros, ayer era pleno verano. Pregunte en Aranguren, donde alcanzaron los 36,3 grados. Más o menos como en Bilbao y Sodupe, donde sudaron a 36 -algún termómetro de la villa llegó a marcar 40-. En Galindo se achicharraron a 35,5 tórridos grados y en Derio no sufrieron menos a 35.

Del medio centenar de estaciones meteorológicas que Euskalmet tiene repartidas por Bizkaia, tan solo siete se quedaron por debajo de los 30 grados. La mayoría, ubicadas en zonas altas de monte o en la costa, como Oiz, Urkiola o el Puerto de Bilbao. Aún así, los datos recogidos en estas no son nada desdeñables: la del Gorbea, por ejemplo, llegó a marcar 28,4 grados.

A poco más de una semana de cambiar el calendario a octubre, ¿a qué se debe este arreón del mercurio? Principalmente a dos factores. El primero, a que «estamos recibiendo viento de componente sur». El segundo, «a la masa de aire relativamente cálido que tenemos estos días, que está a unos tres grados por encima de lo habitual. No es mucho, pero se nota», explica el coordinador de Euskalmet, Santiago Gaztelumendi.

Pronóstico

¿Y cuánto va a durar? Más o menos toda la semana, con notable mejoría al final. Más o menos, porque aunque el termómetro se mantendrá alto -sin repetirse los picos de ayer-, el giro progresivo del viento de componente sur a norte traerá algunas lloviznas y la posibilidad puntual de chubascos de carácter tormentoso.

El cambio empezará a notarse hoy en el litoral, donde el descenso de las temperaturas máximas será notable, más ligero en el interior. Aún así, las cifras más altas oscilarán entre los 25 y los 30 grados. Señala Gaztelumendi que el mercurio irá moderándose hasta el viernes, cuando «puede que aún baje un poco más». Pero ahí quedará la cosa, justo a tiempo para el fin de semana, cuando el termómetro retomará su ruta en ascenso con topes de 27 grados en Bilbao o de 28 en Vitoria.

En cuanto a las precipitaciones, más de lo mismo. Anoche los chubascos deslucieron el cierre de la jornada. La inestabilidad térmica debida al contraste entre el calor de las zonas más bajas y el frío de las más altas provocó que desde las 17.00 hasta las 22.00 horas Euskalmet decretase el aviso amarillo por tormentas «de carácter fuerte, incluso con componente eléctrico».

El lunes, sin embargo, pasará como «el día más lluvioso de la semana», señala Gaztelumendi. Aunque este martes también se presenta inestable -con probabilidad de chubascos tormentosos sobre todo durante la segunda mitad del día-, la situación ya estará venida a menos. Lo mismo mañana. La buena noticia, que de jueves a domingo apenas se esperan lluvias. Perfecto complemento para un fin de semana de verano tardío.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos