37 trabajadores de un hotel de Segovia reinvierten un bote de cinco euros y les toca el Euromillones

37 trabajadores de un hotel de Segovia reinvierten un bote de cinco euros y les toca el Euromillones

Hasta nueve días después del sorteo, celebrado el 21 de mayo, no se dieron cuenta de que habían sido los ganadores de casi 240.000 euros

CÉSAR BLANCO ELIPE

Cuántas veces habrán dicho: venga, esto que nos sobra de bote, lo jugamos. Normalmente, la quiniela, el cupón o el billete de turno terminan hechos añicos en una papelera o reinvirtiendo lo jugado para aprovechar la pedrea y ahorrarse el trance del reparto de la nimiedad. La suerte, sin embargo, sonrió en esta ocasión a los 37 trabajadores de un hotel de Segovia que se enteraron entre llamadas, fogones y cambios de camas de que les había tocado el Euromillones del sorteo del 21 de mayo. Ni se lo esperaban. Apenas habían invertido en el boleto ganador cinco euros que les sobraron de un bote para la compra de una corona de flores en el funeral del padre de una compañera. El resultado: 240.000 euros de premio a repartir entre todos.

De primeras, nadie comprobó si eran los dueños de la combinación ganadora. De hecho, no lo revisaron hasta nueve días después. El pasado jueves quemaron los teléfonos. «¡Que somos nosotros, que nos ha tocado!» La sensación que deja esa buena nueva es «muy bonita», afirman. Ya no por los 5.000 euros, sino porque compartir el premio con «la familia de Los Arcos». «La alegría compartida vale doble», se felicitan. Además, subrayan el tino de la apuesta. «Creo que acertamos los números que suelen ser más difíciles y nos faltaron las estrellas, que en teoría hay menos entre los que escoger», relata uno de los ganadores.

Sea como fuere, habrá celebración. Una comida de hermandad para festejar ese dinero caído del cielo y la suerte de compartirlo con los compañeros y amigos. Todos acudieron este lunes a cobrar su parte. No fue sencillo, ya que por temas burocráticos en estos trámites extraordinarios, al parecer deben ir todos juntos. Al final, hicieron sus encajes.