La Ertzaintza controló por radiofrecuencia la OPE para evitar trampas con 'pinganillos'

Personal de Osakidetza controla una de las pruebas efectuadas este fin de semana en el BEC de Barakaldo./Fernando Gómez
Personal de Osakidetza controla una de las pruebas efectuadas este fin de semana en el BEC de Barakaldo. / Fernando Gómez

Han aprobado el 73,4% de los aspirantes presentados el fin de semana: 2.024 obtendrán plaza y el resto entrarán en las bolsas de empleo

Fermín Apezteguia
FERMÍN APEZTEGUIA

La Ertzaintza vigiló con un equipo de radiofrecuencia los exámenes de la Oferta Pública de Empleo de Osakidetza del pasado fin de semana para evitar que los opositores copiaran por métodos electrónicos. La actual OPE -marcada por la investigación abierta ante las sospechas de fraude en las pruebas de, al menos, cuatro especialidades médicas- se convierte así en la primera del Servicio Vasco de Salud, aunque no de Euskadi, en que se vigila por radiofrecuencia la honradez de los aspirantes.

Más de 76.449 inscripciones se habían registrado para la segunda fase de la convocatoria, que se celebró el pasado fin de semana en las instalaciones del Bilbao Exhibition Center, de Barakaldo. La cifra de opositores resultó al final bastante más baja, 57.486. Muchos se apuntan, pero luego no acuden; y otros pagan las tasas de dos o tres categorías, como por ejemplo auxiliar de enfermería, enfermería y fisioterapia -con contenidos comunes-, pero acaban presentándose sólo a una o dos de ellas.

Osakidetza se había comprometido a garantizar la limpieza del proceso y había invitado a los opositores a que acudieran tranquilos, que lo aparentemente sucedido con los médicos especialistas no se iba a repetir. Había dado su palabra la directora general del Servicio Vasco de Salud, María Jesús Múgica. Incluso el consejero, Jon Darpón, que acudió a primera hora del sábado a la feria de muestras para insistir, entre otras cuestiones, en la limpieza del proceso. Lo que no se sabía entonces es que el Departamento de Seguridad también trabajaba en esa misma misión.

Varias dotaciones de la Policía autónoma fueron turnándose durante las horas del examen, desde las cinco de la tarde del viernes hasta las siete de la tarde del domingo, para peinar desde vehículos oficiales las distintas radiofrecuencias en el entorno del BEC. Los agentes utilizaron detectores de onda «tanto para aparatos emisores como receptores, que pudieran utilizarse para copiar», según detalló el Departamento vasco de Seguridad.

Resultados

Administrativo.
73 plazas, 3.256 presentados y 2.723 aprobados. Nota media: 65,3.
Fisioterapeuta.
36 plazas. Aprueban 1.489 de 1.524 presentados. Nota media: 64,6.
Celador.
142 plazas en juego. Se presentaron 12.117 y aprobaron 6.181. Nota media: 52,1.
Aux. enfermería.
572 plazas. Se presentaron 11.482 y aprobaron 9.699. Nota media: 59,9.
Aux. administrativo.
245 plazas en juego. 9.634 presentados y 7.740 aprobados. Nota media: 65,9.
Enfermería.
Había 682 plazas convocadas. De 11.640, lograron aprobar 10.955. Nota media: 64.
Operario de servicios.
180 plazas, Hubo 6.064 aspirantes y lo superaron 2.553. Nota media: 49,8.
Técnico de laboratorio.
94 plazas para 1.769 aspirantes. Aprobaron 852, con nota media de 50,3.

Problemas con los móviles

Para garantizar la honestidad del proceso, cada aspirante fue sometido, además, a un examen personal de detección de frecuencias por uno de los cuatro agentes que en cada categoría se dedicaron a esta misión. No hubo incidentes, con la salvedad de que a uno de los opositores se le pidió que se quitara unas gafas que dispararon la alarma.

Las medidas adoptadas sirven para evitar que cualquiera con un 'pinganillo' o auricular metido en el oído -que los fabrican y venden discretísimos- pueda comunicarse con un contacto que desde el exterior le vaya chivando las respuestas. Eso explicaría por qué los teléfonos móviles funcionaron de modo tan irregular en el BEC durante el fin de semana.

Al final, la dedicación y esfuerzo de todos estos meses atrás permitió aprobar al 73,4% de los aspirantes. Había en juego 2.024 plazas, el 60% de las que salen a concurso en la actual OPE. Los aprobados que no lograron un puesto fijo integrarán las bolsas de trabajo de Osakidetza para auxiliares administrativos, fisioterapeutas y celadores, además de auxiliares de enfermería, administrativos, enfermeras, operarios de servicios y técnicos de laboratorio. El próximo fin de semana continuarán las pruebas en Vitoria.

 

Fotos

Vídeos