El invierno no ha terminado: se espera frío, lluvia, granizo e incluso nieve

Una joven corre bajo la lluvia en Bilbao./EL CORREO
Una joven corre bajo la lluvia en Bilbao. / EL CORREO

El departamento vasco de Seguridad ha activado el aviso amarillo por nieve en el interior de Euskadi

Silvia Cantera
SILVIA CANTERA

Quienes habían empezado a cambiar la ropa de abrigo por la manga corta, tendrán que volver a hacer un reajuste en su armario. No hay que precipitarse a la hora de dar la bienvenida al verano. De hecho, en esta recién estrenada primavera nos va a tocar regresar al invierno. Al menos por unos días. Este miércoles se esperan lluvias, un brusco descenso de las temperaturas y hasta se ha activado el aviso amarillo por nieve en el interior de Euskadi.

La culpable de que esta semana nos sintamos más en enero que en abril será la entrada de una masa de aire muy fría. El descenso térmico vendrá acompañado por fuertes rachas de viento de componente norte, chubascos localmente fuertes y tormentas.

La peor parte llegará el miércoles. El departamento vasco de Seguridad ha activado el aviso amarillo por nieve en el interior de Euskadi. La cota podría bajar por la noche hasta los 600 metros de altitud. La alerta se decretará desde el mediodía hasta medianoche. Los pronósticos apuntan a que habrá entre 2 y 15 centímetros de nieve a 1.000 metros, mientras que a 600 solo se acumulará un centímetro.

Se esperan además precipitaciones de débiles a moderadas, más abundantes en la vertiente cantábrica, y posibles tormentas con granizo, sobre todo en el litoral.

¿Y qué tiempo va a hacer hasta el miércoles? Este martes, Euskalmet pronostica que las precipitaciones llegarán por la tarde, especialmente en la vertiente cantábrica. Los cielos estarán muy nubosos al final del día pero las temperaturas no registrarán apenas cambios. Como mucho, un ligero descenso.

Pequeña mejoría para el jueves

La buena noticia es que la prórroga invernal no durará mucho. El jueves también habrá precipitaciones. Se esperan chubascos y tormentas de granizo por la tarde en la vertiente cantábrica. La cota de nieve podría situarse sobre los 500-700 metros de madrugada, pero subirá por encima de los 1.000 por la tarde, momento en el que ascenderán las temperaturas máximas.