Una trabajadora denuncia a la empresa que la despidió tras pedir una reducción de jornada por maternidad

Una trabajadora denuncia a la empresa que la despidió tras pedir una reducción de jornada por maternidad

La empleada reclama que el despido se declare nulo por vulnerar un derecho fundamental y la compañía alega «cambios del sistema organizativo»

R.C.Madrid

Una trabajadora ha denunciado a la empresa Emergia Contact Center SL por despedirla tras pedir una reducción de jornada después de dar a luz a su primer hijo. En su demanda, presentada ante el Juzgado de los Social de Madrid, la empleada, M. D. P., de 36 años, sostiene que el despido debe ser declarado nulo porque vulnera su «derecho fundamental a no ser discriminada por el ejercicio de derechos asociados a la maternidad y a la conciliación de la vida laboral/familiar».

En el escrito, M. D. P. explica que fue madre el pasado mes de marzo y que mientras disfrutaba su permiso de maternidad, que concluía el 30 de junio, se puso en contacto con la empresa, el 24 de ese mes, para informarles de que iba a solicitar su derecho a la lactancia acumulada, a un mes de excedencia y a una reducción de jornada de 39 a 35 horas semanales a partir del 15 de septiembre.

El 27 de junio la trabajadora recibió un correo electrónico de la gerente en el que le respondía que acudiera el 1 de julio a la sede de la compañía en Madrid a por la «documentación». Así lo hizo, con la idea de tratar las cuestiones «de carácter organizativo propias de la solicitud realizada». Pero lo que se encontró fue muy diferente: un abogado de la compañía le informó de que estaba despedida. «Se me hizo entrega de sendas cartas de despido, una por causas objetivas y otra de carácter disciplinario», explica en el documento presentado ante el tribunal.

En una de las cartas, Emergia justifica el despido argumentando que la trabajadora «ha incurrido en irregularidades que suponen una trasgresión de la buena fe contractual» y aludiendo a «cambios del sistema organizativo» y a una «centralización de los departamentos y procesos» en la empresa. En la otra carta, amenaza a la M. D. P. con demandarla si acude a los tribunales para denunciar su despido o si no cumple el acuerdo de confidencialidad. La trabajadora admite que firmó las cartas de despido, pero dice que lo hizo «sin leerlas y en estado de shock».

«El hecho de que se me entregaran dos cartas de despido implicaría por sí mismo la falsedad de las imputaciones con los que la (empresa) demandada ha pretendido justificar el despido y en definitiva, el móvil discriminatorio», esgrime la trabajadora, que reclama una indemnización por daños morales alegando «discriminación» y el «impacto personal (del despido) y el trato recibido» por la empresa.

Emergia Contact Center es una multinacional que proporciona servicios de 'call center' (teleoperadores) a otras compañías. Según explica en su página web, tiene más de 7.200 empleados en nueve países. En España posee tres sedes: Barcelona, Madrid y Córdoba.

En sus objetivos de responsabilidad social corporativa, la empresa afirma ser «plenamente consciente del impacto de nuestra actividad en las comunidades que nos acogen, a todos los niveles: social, económico y medioambiental. Por ello, creemos que es nuestra obligación promover actitudes, acciones y compromisos tanto individuales como colectivos que aseguren el éxito empresarial, pero también que ayuden a construir un mundo más justo y sostenible para todos».