'Elkano' vuelve al mar

Dos buceadores introducen en el mar a la tortuga. /Morquecho
Dos buceadores introducen en el mar a la tortuga. / Morquecho

Una tortuga que fue hallada malherida en marzo en Gorliz fue puesta ayer en libertad tras recuperarse en el acuario donostiarra

AINHOA MÚGICA

La tortuga 'Elkano' compartió este jueves protagonismo en la bahía de La Concha con el helicóptero que transportó las piezas necesarias para el inicio de las obras en el faro de la isla de Santa Clara. Lo más probable es que este animal no supiese lo que estaba ocurriendo a su alrededor hasta que, tras siete meses en cautividad, fue devuelta al mar. La historia comenzó el pasado mes de marzo cuando fue hallada malherida en la playa vizcaína de Gorliz.

La tortuga pesaba a penas 686 gramos, estaba deshidratada y presentaba falta de movilidad en la aleta trasera derecha. «Suponemos que vino desde Florida, arrastrada por la corriente del Golfo de México. Llegó al mar Cantábrico, se debilitó con las aguas frías y terminó varada en la playa», explicó Amalia Martínez de Murguía, coordinadora del área de biología del Aquarium de San Sebastián. En un primer momento el animal fue atendido en el centro de Fauna Silvestre de Bizkaia y después fue trasladado a las instalaciones del acuario donostiarra.

En Gipuzkoa, se comprobó a través de una radiografía, que el galápago no había ingerido ningún tipo de plástico. Era posible porque las medusas son el alimento preferido de las tortugas, que a menudo las confunden con bolsas de plástico. El ejemplar juvenil recuperado se trata de una tortuga boba y tiene dos años de vida. «Estos animales tienen una esperanza de vida de más de cincuenta años, pueden llegar a pesar 120 kilos y medir más de un metro», señalaba la bióloga donostiarra.

El objetivo del Aquarium siempre ha sido devolver el animal a su hábitat. «Le alimentamos con anchoas vivas. Tras recuperarse, la introdujimos en un tanque de grandes dimensiones para que volviese a aprender a nadar », explico Lasaga. Tras alcanzar los 1.540 gramos, ambas instituciones encargadas de su recuperación decidieron devolverla al mar. Antes de que descienda la temperatura del agua, que este jueves se encontraba a 20,2 grados. Los biólogos han decidido no implantar ningún tipo de chip al animal para conocer su ruta migratoria, «porque podría molestarle».

Dos millas mar adentro

El Aquarium fletó un pequeño barco pesquero para devolver al mar la tortuga dos millas mar adentro, por detrás de la isla de Santa Clara. Los biólogos buscaban así que el animal encontrase una corriente marina, «que le lleve hacia Galicia, que baje hacia tierras africanas y de ahí a las cálidas aguas de Florida, que es donde creemos que vino».

Los buceadores Arantxa Garmendia y Eneko Artola fueron los encargados de introducir a la tortuga en el mar sin mayor complicación y soltarla. 'Elkano' rápidamente comenzó a aletear y se alejo en las profundidades marinas.

El Aquarium de San Sebastián es el segundo museo de Euskadi más visitado pero además es centro de referencia en conservación de tortugas marinas. Desde el año 2000 se han recuperado 18 ejemplares de tortuga boba, que fueron rescatados en playas o por pescadores en el mar. En esos casos, el Aquarium se encarga de examinarlas, realizar un diagnóstico y se aplica el tratamiento adecuado hasta su recuperación y posterior puesta en libertad.