Trabajo descarta elevar los servicios mínimos en la huelga de la concertada

Manfiestacion en enero de las AMPAs en Bilbao, para pedir el fin de la huega en la red concertada de educacion./fernando gómez
Manfiestacion en enero de las AMPAs en Bilbao, para pedir el fin de la huega en la red concertada de educacion. / fernando gómez

Las familias pedían «blindar» la Educación Infantil y el Bachillerato y los sindicatos advierten que «tanta restricción no solucionará el conflicto»

JOSÉ DOMÍNGUEZ

La negociación sigue absolutamente bloqueada y la red concertada vivirá desde hoy otros cuatro días de huelga. Los primeros de los diez convocados por los sindicatos y que sumarán la friolera de 24 este curso en 215 colegios, con más de 107.000 alumnos. El Departamento de Trabajo ha fijado unos servicios mínimos idénticos a los de las protestas de enero, pero que no satisfacen a nadie. No gustan a las familias, que los consideran insuficientes al entender que no se ha atendido su petición de «blindar» los cursos de Bachillerato (sobre todo a los alumnos que preparan la Selectividad) y los de Educación Infantil y de menos de dos años. Pero es que también son criticados por los representantes del profesorado, que ya en enero los calificaron de «abusivos», «y entonces hicimos ocho días seguidos, por lo que ahora en realidad se han duplicado ya que solo pararemos cuatro».

El Ejecutivo autónomo apela a que la Educación es un «derecho fundamental». Por eso fija un mínimo de dos responsables por cada edificio escolar (independientemente del número de bloques que tenga un centro educativo), más entre uno y dos más por ciclo (Infantil, Primaria, ESO, Bachiller y Formación Profesional), junto a la obligación de que trabaje la mitad de la plantilla que lo hace habitualmente en las aulas de educación especial.

«Por muy legítimo que sea el derecho a la huelga no puede vaciar de contenido el derecho a la educación» ararteko

En riesgo el próximo curso

La portavoz de la Federación Católica de Padres de Familias y de Alumnos de Bizkaia FECAPP, Miryam González, mostró ayer la desesperación que cunde en el colectivo al comprobar que «el conflicto se eterniza sin solución y ya no se trata de que empecemos a dar por perdido este curso, sino que empezamos a temer que el próximo arrancará con más protestas». Por eso hizo un enésimo llamamiento a patronal y sindicatos para que «se sienten de nuevo a la mesa de negociación y logren un acuerdo que acabe de una vez por todas con este despropósito».

La portavoz de ELA, Miren Zubizarreta, insistió en que «son Educación y la patronal los verdaderos responsables y no nos han dejado otra opción que insistir en las huelgas». «Es que seguimos en la misma situación que tras los paros de enero», se lamentaba su homónimo en Steilas, Sabin Arrizabalaga. El Ararteko, por su parte, emitió ayer un comunicado en el que advierte que «por muy legítimo que sea el ejercicio de la huelga, no puede llevar a vaciar de contenido el derecho a la educación de la red concertada». Manu Lezertua abogó por la mediación de Trabajo para poner fin al conflicto.

La clave

107.000 alumnos
estudian en los 215 colegios concertados en Euskadi. Están llamados a los paros 9.000 profesores y personal docente.