El rector de Mondragón llama a combinar «talento local y exterior» para afrontar el reto demográfico

El rector de la Universidad de Mondragón, Vicente Atxa. /JORDI ALEMANY
El rector de la Universidad de Mondragón, Vicente Atxa. / JORDI ALEMANY

Vicente Atxa cree que es el momento de «cuestionarnos cómo podemos hacerlo mejor», pero «sin repensar nuestra misión»

XABIER GARMENDIA

Hay un dato 'a priori' sorprendente, pero que certifica fielmente la realidad demográfica de Euskadi. En su apuesta por la formación dual, la Universidad de Mondragón dispone ahora mismo de más empresas demandantes que alumnos que solicitan su primera oportunidad laboral mientras estudian. Ante este escenario, el rector de la institución académica, Vicente Atxa, considera que la enseñanza superior vasca debe «maximizar el talento de los jóvenes locales y complementarlo con el exterior». «Las empresas más avanzadas, las que generan más riqueza, van a instalarse en las regiones más avanzadas, algo que se medirá en el talento disponible y no tanto en el coste de la mano de obra», sostiene.

El máximo responsable del centro guipuzcoano ha participado este lunes en un desayuno informativo en Bilbao en el cual ha subrayado que la misión universitaria de «transformar la sociedad» se debe sustanciar en tres pilares estratégicos: la innovación educativa, el modelo de formación continua y la transferencia de conocimientos al mundo empresarial. «En los últimos años Euskadi ha cambiado económica y socialmente. Ahora toca repensar lo que hacemos. No consiste en repensar nuestra misión, pero sí en cuestionarnos cómo podemos hacerlo mejor», ha sintetizado Atxa.

«¿Cuál es la eficiencia de que un grupo de 40 estudiantes atienda una clase magistral durante cuatro horas? ¿Las metodologías que usamos verdaderamente despiertan el interés del estudiante por aprender y esforzarse a diario?», ha planteado ante los asistentes, entre los que se encontraba una amplia representación institucional, política y empresarial. Así, el rector de Mondragón apuesta por priorizar la innovación: «El conocimiento, la tecnología, la industria y los mercados han adquirido tal complejidad que pretender abordar el aprendizaje de la misma manera es traicionarnos, retrasar el reloj de la historia mientras otros no lo paran».

En opinión de Atxa, el futuro del sistema universitario vasco pasa por fórmulas de colaboración tanto con las administraciones públicas como con empresas privadas. «La investigación es necesaria para la formación de personas cualificadas, pero no es suficiente para construir un país competitivo. La crisis nos ha demostrado que ello dependerá de la competitividad de sus empresas en un mercado totalmente internacionalizado», ha proseguido. En todo caso, el rector considera que Euskadi tiene unas condiciones óptimas para afrontar ese desafío, en el que Mondragón aspira a ser «un agente tractor»: «Somos una universidad modesta en un mundo global, pero es difícil imaginarse Euskadi sin este entramado industrial cooperativo».

Bilbao, «muy presente» en el futuro de la Universidad de Mondragón

En palabras del propio Vicente Atxa, la Universidad de Mondragón tiene una oferta «muy distribuida en vez de apostar por un campus central». No en vano, cuenta con nueve sedes por toda Euskadi y otras cinco en el exterior. En el caso de la capital vizcaína, ya ofrece títulos en su sede de Uribitarte, a la que se sumará en el futuro el edificio Beta 2 de Zorrozaurre. «Bilbao está muy presente en nuestro proyecto», ha destacado el rector.

De hecho, su conferencia ha estado precedida por una presentación a cargo del alcalde de la villa, Juan Mari Aburto, quien ha destacado el papel de Mondragón en su apuesta por convertirse en una ciudad universitaria. «Bilbao es marca, es mercado, es atractivo para trabajar», ha incidido el primer edil. Por el momento, el centro guipuzcoano sumará para el año que viene en Uribitarte las carreras de Business Data Analytics y Administración y Dirección de Empresas en itinerario dual.