Kristau Eskola pide ayuda a Educación para resolver el conflicto

Manifestación de Kristau Eskola durante una de las huelgas del pasado curso./
Manifestación de Kristau Eskola durante una de las huelgas del pasado curso.

La consejera Uriarte reclama «actuar con responsabilidad» y «proteger entre todos» el derecho de los alumnos a la enseñanza este curso

Marta Fdez. Vallejo
MARTA FDEZ. VALLEJO

Los colegios religiosos de Kristau Eskola celebraron ayer en el centro Inmaculada Concepción de Abetxuko el acto inaugural de un curso escolar que arrastra un conflicto laboral y la amenaza sindical de nuevas huelgas. El director de este sector, Mikel Ormazabal, aprovechó la presencia de la consejera Cristina Uriarte para pedir «ayuda» al «Gobierno vasco» en la búsqueda de una «solución» al enfrentamiento que mantienen con las plantillas por su reclamación de mejoras salariales y de reducción de carga de trabajo.

Con esa petición, el responsable de la patronal mayoritaria en el sector concertado se refería de nuevo, sin citarlo, a su mensaje de que si no hay una mayor financiación pública, los colegios no tienen recursos para responder a las reivindicaciones de los docentes. Ormazabal aseguró que «seguimos trabajando para que la solución llegue cuanto antes», pero «para ello necesitamos la ayuda y el respaldo del Gobierno vasco. Y así lo pido hoy en presencia de la consejera de Educación», insistió.

El director de Kristau Eskola destacó a la comunidad de docentes de su red -cerca de 8.000- como «estable, responsable y profesional, que confiere un valor añadido a nuestra propuesta de enseñanza». Por ello, mostró su deseo de que el «conflicto laboral en el que estamos inmersos no empañe la riqueza que tenemos en nuestro proyecto a través de los educadores. Que su cohesión, profesionalidad y estabilidad no se vean mermadas» por el enfrentamiento. Esta llamada la hacía tras un curso muy complicado en el que los centros de Kristau Eskola han soportado 24 huelgas, que se suman a otras tres del anterior año académico. La continua pérdida de jornadas lectivas ha tensado tanto el ambiente de las plantillas como las relaciones de los colegios con las familias.

Nueva Ley de Educación

La consejera también hizo referencia en su intervención a la batalla laboral en este grupo de iniciativa social. «Tenemos el reto y la oportunidad de dar la mejor formación posible a nuestro alumnado, pero para ello es imprescindible que los centros funcionen con normalidad», apuntó. Uriarte advirtió de que «aunque las reivindicaciones laborales son legítimas no pueden ser obstáculo» para la enseñanza. «Pocas cosas hay tan importantes que la educación, protejámosla entre todos. Actuemos con responsabilidad, que el derecho a la educación sea el bien supremo este curso», reclamó.

Uriarte defendió la necesidad de la nueva Ley de Educación que prepara su Departamento para «adaptarse a los nuevos modos de enseñanza y los retos de este siglo». Agradeció a Kristau Eskola su «contribución» al documento que servirá de base para la nueva normativa. Los centros de iniciativa social tienen puesta su esperanza en que la futura ley reconozca su papel como «servicio público» y asigne recursos a los colegios según la labor que cumplen.

Al acto de apertura de curso asistieron numerosos representantes del sistema educativo vasco y más de 250 responsables de instituciones de esta red. Kristau Eskola cuenta con 128 centros de enseñanza, en Euskadi que acogen a cerca de 90.000 alumnos.