Jokin, un héroe contra el 'bullying'

Imagen del videojuego que ha creado Alex Rodríguez, que aparece en la fotografía de la derecha. /
Imagen del videojuego que ha creado Alex Rodríguez, que aparece en la fotografía de la derecha.

Un educador vizcaíno crea el primer videojuego de España para combatir el acoso por motivo de género

Marta Fdez. Vallejo
MARTA FDEZ. VALLEJO

El protagonista del primer videojuego que se crea en España para combatir el 'bullying' contra adolescentes y jóvenes del colectivo LGTBI –lesbianas, gays, transexuales, bisexuales e intergénero– se llama Jokin. Es un homenaje al muchacho guipuzcoano de 14 años que se suicidó en 2004 porque no podía soportar el calvario al que le sometieron unos compañeros de instituto. El autor del videojuego, el psicólogo y educador social vizcaíno Alex Rodríguez, era víctima también de acoso cuando Jokin decidió lanzarse al vacío para acabar con su sufrimiento. «Yo también lo pasé muy mal en el colegio, fue terrible, pero la muerte de Jokin supuso un toque de atención, me hizo despertar y hacer frente a la situación». Por eso tuvo claro que el héroe de su juego se llamaría así.

'De Fobos y Deimos' ha nacido con el propósito de «utilizarlo como herramienta educativa» tanto en el aula como fuera de ella, para enseñar valores y respeto a la diversidad, explica Alex Rodríguez. Este educador social pertenece a 'Gaymer.es', la comunidad de videojugadores del colectivo LGTBI más grande del mundo, desde la que comenzó a dar visibilidad y apoyo a la lucha contra esta lacra social. «Decidí crear un videojuego como una forma de expresión. Y quise trasladar mi historia personal, lo que yo, y muchas otras personas cercanas a mí, hemos sufrido», detalla.

El objetivo de este juego –por el que ya ha recibido un premio del Ayuntamiento de Bilbao– es ayudar al protagonista a poner fin a comportamientos de acoso y abuso por la condición de género o de sexo. «Un videojuego puede generar empatía. Al ponerte en la piel del personaje, de Jokin, los jugadores sienten en sus carnes lo que muchos chavales sufren cada día en el aula, o cuando salen a la calle. Se puede hablar de homofobia y violencia de género o se le puede dar a la persona la oportunidad de utilizar un avatar para vivir esa experiencia», comenta el educador.

Dar 'pistas' a la víctima

El creador de 'De Fobos y Deimos' asegura que este juego puede ofrecer «pistas» a la víctima de cómo salir del calvario que está padeciendo, porque «solo un 15% se decide a hablar, a contar lo que le pasa y pedir ayuda», lamenta. Y también, subraya, enseña «a romper con el silencio de los testigos del acoso», porque «el que calla también se convierte en culpable». «Hay que intervenir y defender a la víctima. Combatir el 'bullying' es una responsabilidad social», defiende.

Y todo esto lo aprenden los chavales en un formato que les engancha. Hay misterio, aventura, retos, muchos personajes, diálogos exclusivos y diferentes finales que hacen que el juego cambie según la persona que participa. Además de a los propios adolescentes, se dirige también a responsables educativos de centros de enseñanza. Es gratuito para entornos informáticos basados en Windows y está disponible en la plataforma Steam.

Este joven bilbaíno trabaja en colegios con alumnos con dificultades y de entornos desfavorecidos. Asegura que los casos de 'bullying' por motivos de género existen, pero «la situación ahora es mejor porque hay protocolos para actuar, medidas, los profesores están más formados y los propios chavales le ponen nombre a lo que ocurre y saben que es condenable». Alex Rodríguez, que ejerce también como psicólogo y quiere utilizar los videojuegos con fines terapéuticos, prepara una jornada de concienciación sobre el 'bullying' al colectivo LGTBI en Bilbao el próximo 11 de noviembre.

Las pequeñas lunas de Marte

El nombre del videojuego también tiene historia. Fobos, del griego miedo, y Deimos –pánico– son las dos lunas irregulares que orbitan alrededor de Marte. Cuando fueron descubiertas hace más de 130 años, a pesar de su minúsculo tamaño, destacaban en el espacio por su intenso color negro en comparación con el rojizo de su cercano planeta. Destacaban porque eran diferentes. La alegoría al temor de ambas lunas y la idea de vislumbrar lo difente son dos de las claves del juego.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos