Las familias advierten a los sindicatos de que «no están en un escenario de lucha obrera»

Miles de padres de alumnos salieron a la calle el pasado domingo para reclamar una solución al conflicto en la red concertada./F. Gómez
Miles de padres de alumnos salieron a la calle el pasado domingo para reclamar una solución al conflicto en la red concertada. / F. Gómez

Las centrales piden una reunión con el Gobierno vasco, al que exigen implicarse en la solución del conflicto

Marta Fdez. Vallejo
MARTA FDEZ. VALLEJO

La federación que agrupa a las asociaciones de padres de alumnos de colegios afectados por los paros en la red concertada hicieron ayer un nuevo llamamiento a sindicatos, patronal y Gobierno vasco para que se sienten a negociar, en el sexto día de paros consecutivos y con el enfrentamiento abierto entre patronal y sindicatos. Los responsables del colectivo de familias consideran que las declaraciones del pasado lunes de las centrales de que «la pelea y la reivindicación puede ser que requieran de un conflicto largo y duro» solo muestran «una preocupación por exhibir músculo». Les advierten de que «aquí no estamos en escenarios de lucha obrera» y «es imposible ganar la huelga a costa de la pérdida del curso» de los estudiantes.

El colectivo de padres apeló una vez más a la «responsabilidad» de las partes enzarzadas en esta larga batalla, que ha alterado la vida académica a más de 117.000 alumnos. «La razón se gana también haciendo un ejercicio de responsabilidad en la gestión del conflicto, en la capacidad de convertir esta lucha laboral en propuestas que acaben en un acuerdo útil», indicaron sus portavoces.

Reiteraron el mensaje que han lanzado desde el inicio de las huelgas: «nada justifica la pérdida de más horas lectivas, ni siquiera tomar decisiones que pongan en mínimo riesgo la normalidad en las aulas. Los alumnos no deben sufrir en ningún caso las consecuencias de un desencuentro que les es ajeno». Ante la posibilidad de que el acuerdo no llegue, piden que «esa falta de consenso» quede «fuera de las aulas». Y si las movilizaciones se intensifican, las familias reclaman al Departamento de Educación que, «alcanzado el punto de no retorno, gestione los mecanismos necesarios a su alcance para que el alumnado afectado no pierda el curso escolar».

Los sindicatos ELA, LAB, CC OO, UGT y Steilas confirmaron que no habían tenido «ningún contacto» con la patronal. «Nos parece una actitud inaceptable tras los ocho días de huelga de enero y otros seis de este curso», dijo la representante de ELA, Miren Zubizarreta. Advirtieron de que si no hay movimientos por parte de los responsables del sector, «habrá que seguir adelante con las movilizaciones».

LA CLAVE

Asociaciones de padres
Reclaman al Ejecutivo autónomo «medidas» para que los alumnos no pierdan el curso

«Más horas por menos»

Las centrales reclamaron ayer una reunión con el Gobierno vasco y señalaron que esperan una respuesta «a la mayor brevedad». Calificaron de «irresponsabilidad absoluta» que el Ejecutivo de Urkullu «no se implique en la resolución del conflicto». Zubizarreta manifestó que es el Gobierno vasco el que ha determinado que la red concertada tenga «una función de una subcontrata barata, pagando menos salarios a cambio de más horas de trabajo»; y añadió que también es su decisión «destinar cada vez menos recursos a la Educación en los últimos diez años», lo que tiene «incidencia directa» en «la calidad de la enseñanza» y «en las condiciones laborales» de los trabajadores del sector.

Los sindicatos mostraron su satisfacción por el «amplísimo» respaldo a las huelgas, cuyo seguimiento cifraron ayer en un 60%, un respaldo que Kristau Eskola redujo al 16%. Los trabajadores realizaron ayer concentraciones en las tres capitales vascas, que hoy se repetirán a las puertas de los colegios.

Los colegios empiezan a devolver el dinero de cuotas

Los centros de la red concertada han comenzado a devolver dinero a las familias por los días de huelga. Los padres pagan por servicios de comedor y transporte y otro concepto que recibe diferentes denominaciones según el colegio: 'aportación voluntaria', 'gastos de instalaciones', 'actividades complementarias', 'diferencia coste-prestaciones'..., pero en realidad son las cuotas que, aunque oficialmente ilegales, cobran los centros de la red concertada a las familias para cubrir la diferencia entre «la financiación pública que reciben y el coste real de su prestación», argumentan. Hay colegios que devuelven solo el dinero del comedor, pero otros han enviado ya cartas a los padres en las que les anuncian que les van a reintegrar esa cuota por diversos conceptos - desde menos de 30 euros a más de cien-, ante el elevado número de días sin clase. «A nosotros solo nos devuelven lo que cuestan los alimentos, porque los monitores de comedor no están de huelga. La cuota que nos cobran es por 'instalaciones' y no la reintegran porque nos dicen que están abiertas», detalla la madre de un colegio de Bilbao.

 

Fotos

Vídeos