La UPV duplica las tesis en euskera con calificación internacional

Los premiados posaron con la rectora de la UPV y el presidente de Euskaltzaindia./mireya lópez
Los premiados posaron con la rectora de la UPV y el presidente de Euskaltzaindia. / mireya lópez

17 de los 33 trabajos presentados en esta lengua se publicaron y difundieron en inglés el año pasado

Olatz Hernández
OLATZ HERNÁNDEZ

El euskera avanza hacia la normalización, con iniciativas que promueven su uso en el día a día y también otras que lo impulsan hacia la investigación en diferentes áreas del conocimiento. En 2018 se presentaron 333 tesis en la UPV/EHU, 33 de ellas en euskera. «El porcentaje de trabajos redactados en esta lengua se ha mantenido casi invariable en un 8%, pero aquí importa más la calidad que la cantidad», apuntó la rectora, Nekane Balluerka, en la entrega de los IV Premios Koldo Mitxelena de Tesis en Euskera, que distinguen la excelencia en campos como la Ingeniería, las Ciencias Sociales y Arte y Humanidades.

Estos galardones se crearon en 2008 con el objetivo de promover la investigación en euskera. Para medir su eficacia, basta con observar los datos: diecisiete de las tesis presentadas en euskera obtuvieron la calificación internacional en 2018, el doble que el año anterior. Eso implica que el investigador ha permanecido un tiempo en una universidad del extranjero desarrollando su tesis y que el documento final es difundido también en inglés.

«Los trabajos de investigación que se realizan en la lengua vasca deben abrirse a la sociedad, y no quedar escondidos como viejos tesoros», señaló el presidente de Euskaltzaindia, Andres Urrutia. Asier López fue premiado ayer por su trabajo de análisis del Universo primitivo, llevado a cabo entre Bilbao y Finlandia. «Desde pequeño he vivido en euskera: en casa, en la ikastola, en la universidad… ¿Cómo no hacer la tesis en esta lengua?», se preguntaba.

Algo parecido le ocurrió a Olatz Pérez de Viñaspre: «Al principio no tenía claro qué tema quería tratar, pero sí que lo haría en euskera», reconoció. Es informática y observó que en el campo de la salud había un vacío para traducir los términos a este idioma. «Tomando como referencia una de las mayores bases de datos de este ámbito, desarrollé un sistema automático de creación de palabras».

De la medicina a Sartre

Estos reconocimientos suponen también «un compromiso de seguir divulgando el conocimiento en esta lengua», destacó el presidente de Euskaltzaindia. Un testigo que parecen haber recogido las nuevas generaciones: «Estudié en modelo D y el euskera ha sido mi modo de vida, desde Gasteiz hasta París», apuntó Miren Ibarluzea, premiada por su trabajo sobre la traducción de la literatura vasca contemporánea.

En el ámbito sanitario también hay cabida para el euskera. Mikele Macho investigó en el hospital de Basurto sobre el herpes genital en Bilbao. «Mi director de tesis me animó a presentarla en euskera y sin él no estaría hoy aquí», apuntó al recoger el premio. También hubo trabajos únicos como el de Juan Mari Aguirreurreta, el primero en aproximar la obra del filósofo Jean Paul Sartre a la lengua vasca. Los ganadores recibieron un diploma y un cheque de 2.000 euros. Premio merecido para estos «divulgadores del euskera» al máximo nivel.