Detrás de cada Greta Thunberg está el trabajo de un profesor

Despertar la conciencia ambiental en las aulas es algo que solo ellos pueden hacer, pero eso no significa que tengan que hacerlo solos. Tenemos que arroparles, empoderarles, ayudarles y formarles en las grandes materias ambientales.

Greta Thunberg./EFE
Greta Thunberg. / EFE
NIEVES REYDirectora de Comunicación de Ecoembes

Todos tenemos en mente a ese profesor que nos hizo disfrutar de una asignatura que no nos gustaba; aquel que no se limitaba a impartirnos la teoría tal y como la contaban los libros y nos hacía querer saber más; o aquel otro que convertía sus clases en un foro de debate. Hoy, Día Mundial de los Docentes, recordamos a todos esos profesores que nos han enseñado Matemáticas, Lengua y Ciencias Sociales pero que, por encima de todo, nos han enseñado el valor del esfuerzo y del respeto y la importancia de pensar por nosotros mismos.

Si hiciéramos un cálculo aproximado de las horas que nuestros hijos pasan en el colegio podríamos también hacernos una idea del poder que sobre ellos tiene la palabra del maestro, que se convierte en transmisor de una serie de conocimientos que van más allá de los libros.

No es casualidad que movimientos liderados por adolescentes, como es el caso del 'Fridays for Future', estén acaparando las portadas de los medios nacionales. Y es que detrás de todos los estudiantes que salen a la calle a reclamar un futuro que les pertenece hay un trabajo educativo que ha venido dado (en gran parte) por el docente, una figura que, durante muchos años, se convierte en todo un referente para los más pequeños.

Sin duda, el impacto de los profesores sobre el desarrollo y pensamiento de alumnas y alumnos es innegable, ¿acaso necesitamos más razones para darles los recursos que necesitan y que nos están demandando? Una demanda que, en Ecoembes, vimos que también la había en el ámbito de la educación ambiental, donde cada vez más docentes insistían –e insisten- en la necesidad, ante la situación de urgencia climática actual, de cambiar la forma en la que estamos cuidando de nuestro entorno y, por supuesto, llevar ese cambio a las aulas.

Así, con la filosofía de inculcar entre los más pequeños el amor por el planeta, es como planteamos Naturaliza, un proyecto de educación ambiental novedoso, con el que queremos hacer las cosas de otra manera, llevando el medioambiente de forma trasversal a las aulas, como una competencia que permita que haya contenidos ambientales o, al menos, una mirada «verde» en todas las asignaturas y que invite a traspasar las paredes del aula y retomar el contacto con la naturaleza y con la realidad.

Y, para ello, el docente es fundamental: sin él, este cambio tan necesario, este sueño, no podrá hacerse realidad. Porque ellos, como grandes referentes que son, tienen en sus manos la oportunidad (y gran responsabilidad) de inculcar entre sus alumnos y alumnas un pensamiento crítico a través de la reflexión y el contacto directo con su entorno. Y ya son más de 900 los que este curso escolar se han unido a Naturaliza, 900 maestros de toda España que quieren cambiar la manera de hacer las cosas y hacerlo de forma inmediata.

Pero debemos acompañarles. Porque despertar la conciencia ambiental en las aulas es algo que solo ellos pueden hacer, pero eso no significa que tengan que hacerlo solos. Tenemos que arroparles, empoderarles, ayudarles y formarles en las grandes materias ambientales. Poner a su disposición la información y las herramientas necesarias para que aprendan ellos también sobre ecosistemas, cambio climático, biodiversidad, consumo responsable… para que puedan, así, ver el mundo de otra manera.

La sociedad ha despertado y reclama un mayor cuidado del planeta y la educación es, sin duda, el motor que mantendrá vivo este espíritu hasta convertirlo en algo intrínseco a cada uno de nosotros. Y, en este proceso, los profesores adquieren un protagonismo activo fundamental, alimentando ese motor cada día en sus aulas. Ellos, alejados de los focos y trabajando con perseverancia, son los artífices de la revolución ambiental que está por llegar. Y es que, sin duda, detrás de cada Greta Thunberg, hay un profesor. Hoy, más que nunca, gracias y enhorabuena por vuestra dedicación en esta gran tarea que es asegurar el futuro del planeta.