Seis menores son víctimas de ciberdelitos en España cada día

Seis menores son víctimas de ciberdelitos en España cada día

La cifra ha aumentado un 25% en los últimos 5 años. El cyberbullying, el robo de datos y el envío de imágenes son los delitos más comunes

Isaac Asenjo
ISAAC ASENJOMadrid

A la hora de una cena cualquiera, el padre consulta el móvil, la madre responde a unos WhatsApp, y los hijos comparten sus fotos y comentarios en alguna red social. Se comunican pero no entre ellos. Escenas comunes en el día a día y con la que muchos se sentirán identificados. Pero ¿están protegidos esos niños en Internet? Es posible que los progenitores desconozcan qué tipos de información comparten sus hijos a través de la red y con quién lo hacen. Y sobre todo, seguro que no son conscientes de que dos mil menores son víctimas de ciberdelitos cada año en España. Una cifra extraída del estudio sobre 'Menores e Internet' elaborado por Qustodio. De hecho, cada día en nuestro país seis menores son víctimas de ciberdelitos, según los últimos datos del estudio de 'Cibercriminalidad en España' del Ministerio del Interior.

El estudio propone más diálogo en las familias, más supervisión de los padres a los hijos y el establecimiento de algún tipo de control parental

Además, este mismo informe asegura que durante 2017 se registraron 2.287 víctimas menores de este tipo de delitos, lo que supone un crecimiento de un 25% respecto a los 1.833 de 2014, un incremento que viene acompañado al número cada vez mayor de niños y adolescentes conectados a la red. Teniendo en cuenta todos estos datos, desde Qustodio, plataforma de seguridad y bienestar digital para familias, han analizado cuáles son los riesgos más comunes y peligrosos a los que se exponen los niños en el entorno digital.

Casi el 90% de los menores de 10 años dispone de acceso a Internet y 1 de cada 4 tiene un móvil, según cifras del Instituto Nacional de Estadística (INE)

«Los niños tienen acceso a internet a edades cada vez más tempranas y no tienen la madurez suficiente para anticipar determinados peligros en la red. Eso hace que se multipliquen los casos de acoso en el entorno digital», explica Eduardo Cruz, CEO y cofundador de Qustodio. «Por este motivo -continua-, recomendamos que los padres tomen medidas de supervisión en el entorno digital y lo hagan con la mayor transparencia posible, hablando con los niños y educándolos en el buen uso de internet».

«Aunque sean nativos digitales, los más pequeños de la casa son menos conscientes de que, este tipo de situaciones son más comunes de lo que imaginan», comenta. ¿La protección a estas amenazas? «Nunca debe ser la prohibición de Internet», continúa, «sino la compañía, la prevención y la educación. Jugar junto a los hijos al videojuego de moda, aconsejarles y acompañarles a la hora de navegar en Internet, además de contar con herramientas de gestión y control como sus mejores aliadas».

Cyberbullying

Es uno de los principales peligros 'online' a los que se enfrentan los más pequeños. Los insultos a través de la red afectan al 50% de las víctimas de ciberacoso, según el II Estudio sobre Acoso Escolar y Ciberbullying de Fundación ANAR. A lo que se suman las amenazas directas a través de estos canales que sufren 1 de cada 5 menores.

Robo de datos

Es otro de los aspectos a destacar. Un ejemplo de ello puede ser a través de videojuegos en línea como ya ha pasado con el popular 'Fortnite'. La desarrolladora del juego Epic Games reconoció el pasado mes de enero que una vulnerabilidad podría haber permitido a los ciberdelincuentes entrar en las cuentas de los jugadores y comprar la moneda virtual para después desviarla a sus propias cuentas. Este fallo de seguridad podría haber afectado a millones de usuarios, ya que alrededor de 80 millones de personas juegan cada mes al juego, según sus propios datos, muchas de las cuales son menores de edad.

Sextorsión

También destacan el envío de imágenes, vídeos o cualquier otro contenido erótico, sexual o pornográfico de forma voluntaria e inocente, pero a raíz de las cuales sufren sextorsión, es decir, son extorsionados con la amenaza de hacer públicos dios contenidos a través de Internet. En la mayoría de los casos, bajo pretensiones económicas o emocionales.

Morphing

Relacionado con el delito anterior, surge otra práctica conocida como 'morphing' cuando la imagen difundida online ha sido distorsionada, y manipulada, a veces, con connotaciones sexuales y vejatorias que vulneran no sólo la imagen del menor, sino su intimidad y dignidad.

Grooming

No menos alarmante son los delitos de contacto con menores con fines sexuales a través de las nuevas tecnologías, grooming. Según el último 'Informe sobre Delitos conta la Libertad e Indemnidad Sexual' del Ministerio de Interior. En 2017 se contabilizaron 289 víctimas de este delito, un 139% más respecto a las 121 de 2014. Un dato preocupante en un país en el que casi el 90% de los menores de 10 años dispone de acceso a internet y 1 de cada 4 tiene un móvil, según cifras del Instituto Nacional de Estadística (INE).

Por rango edad, entre las familias españolas con niños entre 5 y 11 años, el ciberbullying es la máxima preocupación; la inquietud por el consumo de contenido pornográfico que hacen los niños comienza cuando estos cumplen 9 años, mucho antes que, en Estados Unidos, y es a partir de los 12 cuando la preocupación por el grooming crece de forma exponencial hasta ocupar el primer puesto.

Por otro lado, el acceso de los menores a contenido violento ocupa el último puesto en el ranking de preocupaciones en internet, alcanzando su mayor nivel en el caso de los niños de entre 5 y 8 años.