Las diferentes exigencias de los sindicatos abren una brecha en la red concertada

Gran parte de la red concertada vivió la semana pasada cuatro días de huelga en demanda de mejoras laborales./ARIZMENDI
Gran parte de la red concertada vivió la semana pasada cuatro días de huelga en demanda de mejoras laborales. / ARIZMENDI

LAB aparca las demandas que dependen de la financiación del Gobierno vasco en su pacto con las ikastolas, frente a la postura más dura de ELA en los colegios religiosos

Marta Fdez. Vallejo
MARTA FDEZ. VALLEJO

Las diferentes estrategias e intereses de los sindicatos han colocado a la enseñanza concertada en un escenario complicado de entender. Las ikastolas han firmado un convenio laboral con su central mayoritaria, LAB, que recoge unas mejoras en las condiciones laborales similares a las que ofrece la patronal de las escuelas religiosas, Kristau Eskola, y que rechazan todas las centrales de ese sector, en el que ELA tiene la mayoría. Aunque las plantillas de ambos colectivos partían de la misma situación laboral -sin convenio desde 2009-, Ikastolen Elkartea ha logrado el acuerdo sin conflicto laboral ni movilizaciones de las plantillas, mientras que los colegios católicos han soportado ya seis huelgas este curso y dos más el pasado año académico. Y con la amenaza de nuevos paros.

LAB ha alcanzado el pacto esta misma semana y sin hacer ruido. La clave para lograr la paz laboral ha sido la decisión del sindicato abertzale de aparcar las reivindicaciones que, a su juicio, dependen de que el Gobierno vasco «dedique una mayor financiación al sector concertado», explican su portavoces. La central considera que la patronal de las ikastolas «ha puesto encima de la mesa todo lo que podía con los recursos disponibles». «Somos conscientes», dicen, «de que hay reclamaciones laborales que dependen de la Administración». En concreto, la recuperación del poder adquisitivo perdido desde 2009 y la rebaja en la carga de trabajo de las plantillas quedarían pendientes de las decisiones futuras del Ejecutivo de Urkullu sobre el reparto del pastel económico, que en la actualidad reserva un 33% del presupuesto para la red concertada y un 77% para la escuela pública, aunque tienen prácticamente el mismo número de alumnos.

LAB va a dirigir sus esfuerzos a partir de ahora a conseguir esa mayor financiación pública. «Vamos a interpelar al Gobierno vasco, para que ponga recursos», subrayan. En esa batalla les acompaña la patronal de las ikastolas, que reclama también más dinero para poder afrontar las mejoras laborales «legítimas» de sus trabajadores.

La central abertzale aclara que el acuerdo alcanzado con las ikastolas es bueno. Han conseguido una subida salarial del 1,75%, más horas para tareas de coordinación en Infantil y Apoyo Educativo, las sustituciones de las bajas hasta Primaria desde el primer día o la recolocación de los docentes que se quedan sin trabajo por cierre de aulas. «La propuesta de Kristau Eskola sí incluye muchas de estas medidas pero no todas, como sustituir las bajas desde el primer día», argumenta LAB.

Acuerdo sin contenidos

El sindicato ELA admite que el paquete de mejoras laborales que ha pactado LAB con las ikastolas es «similar» a lo que ofrece la patronal de los colegios religiosos. «Han dejado fuera los contenidos más importantes, como la recuperación del poder adquisitivo de las plantillas o la reducción de la carga de trabajo, que dependerían de la financiación del Gobierno vasco. Nosotros no lo vamos a dar por bueno, no son mejoras sustanciales», afirma su portavoz, Miren Zubizarreta.

Convenio ikastolas

Subida salarial.
Subida salarial. Del 1,75%. Equiparación salarial de docentes del primer ciclo de ESO con segundo.
Otras mejoras.
Sustitución de bajas en Infantil y Primaria desde el primer día. Contrato-relevo. Recolocación de docentes por cierre de aulas. Días de libre disposición y horas para coordinación en Infantil y Apoyo Educativo. Reducción de jornada anual en Administración y Servicios.
Fuera del pacto, a la espera de financiación pública
La recuperación del poder adquisitivo de los trabajadores desde 2009 y la reducción de la carga de trabajo

Oferta Kristau Eskola

Subida salarial.
También del 1,75%. Equiparación de la nómina del primer ciclo de ESO con los docentes del segundo.
Otras mejoras.
Garantizar contratos de relevo, reducción horaria del 25% a partir de 61 años y un acuerdo de recolocación para los docentes que se queden sin trabajo. Reducción de jornada anual en Administración y Servicios.
Horarios.
Una bajada de la jornada anual del primer ciclo de Infantil. Horas complementarias para coordinación tanto para esa etapa como para especialistas de Apoyo Educativo.

Kristau Eskola defiende que su plataforma de condiciones laborales es comparable a la de la parte del sector concertado «que no está en conflicto», incluso contempla «menos horas de trabajo» que en las ikastolas. Este sector mayoritario en la red concertada ha expuesto también a los sindicatos que con los recursos que tienen no pueden hacer frente a todas las demandas laborales y que precisaría una mayor financiación pública.

La patronal de los colegios religiosos ya había lanzado sus críticas a esta «falta de unidad de criterio sindical» a la hora de reivindicar derechos laborales dentro del conjunto de la red concertada. «Esto hace que los colegios de Kristau Eskola sean los que tengan que padecer la conflictividad para conseguir las mismas condiciones laborales». Los responsables tienen una explicación para esta situación. «LAB es mayoría en las ikastolas y firma los convenios porque defiende un proyecto educativo, de pueblo, con esos recursos disponibles. ELA es mayoritaria en Kristau Eskola y sus objetivos exceden el ámbito del sector educativo concertado», inciden desde la patronal.

 

Fotos

Vídeos