Deusto defiende que la apuesta por impartir Medicina es «un proyecto de país que beneficia a todos»

El rector de la Universidad de Deusto, José María Guibert, junto al lehendakari Iñigo Urkullu./ Fernando Gómez
El rector de la Universidad de Deusto, José María Guibert, junto al lehendakari Iñigo Urkullu. / Fernando Gómez

«Bilbao y su entorno quieren potenciarse como ciudad universitaria y de conocimiento», sostiene el rector de la Universidad

Marta Fdez. Vallejo
MARTA FDEZ. VALLEJO

El rector de la Universidad de Deusto, José María Guibert, defendió ayer la apuesta del centro de los Jesuitas por impartir el grado de Medicina en su campus de Bilbao, «un proyecto de país que beneficia a todos» y que será «un buen aporte al sistema sanitario». Así lo manifestó durante el acto de apertura del curso académico, al que asistió el lehendakari, Iñigo Urkullu, y la consejera de Educación, Cristina Uriarte. Guibert invitó a «replantear» el concepto de lo público. «Lo público han de ser los fines, que beneficien a la población, no necesariamente la titularidad», una reflexión que realizaba días después de que la UPV/EHU reclamara el apoyo y una mayor financiación de la Administración vasca por tratarse de una universidad pública.

El máximo responsable de la institución académica de los Jesuitas se preguntó «por qué este país debería renunciar a realizar, desde la iniciativa social, una nueva aportación a la formación superior, a la investigación o la transferencia de conocimiento. Eso sí, siempre bajo las premisas de la función social, el bien común, el rigor, la calidad y la excelencia académica», aclaró. Se refería a la petición que ha hecho Deusto de abrir el grado de Medicina para el próximo curso 2019-2020, aún pendiente de la autorización de la agencia Unibasq -encargada de dar el visto bueno a las nuevas carreras- y censurada desde algunos sectores de la enseñanza superior pública.

Comunidad de conocimiento

Guibert argumentó la necesidad de ampliar la oferta de estudios sanitarios en Euskadi. «Hacen falta médicos. Y Bilbao y su entorno quieren potenciarse como ciudad universitaria y de conocimiento. Deusto quiere traer metodologías de enseñanza de la medicina innovadoras que no existen en Euskadi. Lo haremos», destacó. Recordó que cada año quedan sin atender «casi 2.000 solicitudes para estudiar Medicina» en la UPV/EHU. «Que Deusto proponga abrir un centro innovador con 80 plazas es una oportunidad y una apuesta en el área de ciencias de la salud que mejora científicamente la universidad», insistió.

Los estudios de Medicina en Deusto, en su opinión, serían un «buen aporte al sistema sanitario». «En Euskadi hay 2.300 investigadores en el área biomédica y 13.200 médicos colegiados. Una nueva facultad abre más posibilidades de docencia e investigación. Los centros sanitarios mejoran su nivel de calidad y tienen más posibilidades de atraer talento y paliar el déficit de facultativos, además de reforzar alianzas con otras universidades». Por todo ello, dijo, «creemos que el proyecto de Deusto es un proyecto de país y una ayuda para configurar una mejor comunidad de conocimiento».

El rector advirtió que uno de los «factores de éxito» de una sociedad es «el correcto equilibrio» entre entidades públicas, privadas y las de iniciativa social sin animo de lucro. «Saber promover, en lugar de obstaculizar, iniciativas que suponen progreso es clave. Es la base necesaria de la competitividad, la cohesión social y el progreso», alertó.

A su juicio, «Euskadi no sería como es si hubiese funcionado la disyuntiva público-privado en términos excluyentes: no tendríamos ni enseñanza concertada, ni ikastolas, ni movimiento cooperativo...» Subrayó además que la colaboración público-privada y la iniciativa social forman parte del «ADN de este país. Es también nuestro modelo, el que nos ha traído a todos hasta aquí y que ha situado a Euskadi a la cabeza de los índices de desarrollo humano».

Durante su intervención, el rector se refirió a la necesidad de «buscar un sentido a las universidades más allá de las publicaciones científicas», basado en «su aportación para el desarrollo de la sociedad». Contó que en «Europa y el mundo» existe un interés «por medir y financiar» de otra forma la actividad científica de las instituciones académicas, que valore «el servicio que da a su entorno». La Universidad «está llamada no solo a hacer avanzar el conocimiento sino a mover economías e incluso crear naciones», resumió.

Por su parte, el lehendakari valoró la «formación en valores» y la «vocación universal de servicio a la sociedad» de Deusto. Destacó la intención del Gobierno vasco de apoyar a la institución académica de los Jesuitas para que «siga creciendo como universidad de referencia internacional». Agradeció su participación en el plan universitario 2019-22 -«en el que seguiremos colaborando»- y afirmó que el Ejecutivo «avanzará sobre los pilares de su modelo educativo, la excelencia y la internacionalización».