Cócteles y cuplés

Portada de 'Cocktelera Universal'. Antonio Josa, 1933./
Portada de 'Cocktelera Universal'. Antonio Josa, 1933.

En 1933 se publicó uno de los libros sobre coctelería más curiosos de España. Algo picantón, estaba dedicado a cupletistas y famosas artistas de variedades

ANA VEGA PÉREZ DE ARLUCEA

El libro 'Cocktelera universal' (1933) contiene más de trescientas fórmulas para hacer cócteles, pero sin duda la calidad de sus combinados no es lo que más llama la atención al revisar sus páginas. Entre receta y receta de lingotazos aparecen infinidad de fotos en blanco y negro de jóvenes mujeres; sonrientes, atractivas y en muchos casos ligeritas de ropa, encarnan a la perfección los alegres años de principios de siglo y el ambiente liberal que reinaba en la España republicana.

¿Qué demonios pintaban sus retratos en un recetario de coctelería? Básicamente, el barman valenciano Antonio Josa decidió usar la imagen de diversas afamadas artistas para promocionar su libro, esperando que aquellas imágenes picantonas aumentaran las ventas. Verdad es que en aquellos tiempos de incipiente modernidad el consumo de cócteles o «bebidas americanas» estaba asociado mayoritariamente al público masculino de bolsillo generoso y, de refilón y por asociación, a la vida crápula. Las mujeres que entraban en bares y establecimientos donde se servían cócteles solían ser jóvenes modernas o profesionales relacionadas con el mundo artístico, de modo que a ojos de nuestro amigo Josa sería lógico relacionar el consumo de combinados alcohólicos con el mundo de las varietés. Igual algún comprador caería únicamente por las fotos de señoritas en lencería.

Eso sí, la promoción en prensa era bastante disimulada: «el libro, todo él editado en papel couché y con profusión de grabados de las artistas más afamadas de varietés, es original» (La Correspondencia de Valencia, 10 de agosto de 1933). 'Cocktelera universal' contiene retratos de célebres cupletistas y actrices de la época como Raquel Meller —la cantante de 'La Violetera'—, la Bella Dorita, la Argentinita, Carmen España, la Chelito, Encarnita de Lerma, Emilia Práxedes o la Madrileñita. Estrellas de la música ligera y de los escenarios, eran muy conocidas no sólo por los asiduos a los teatros sino también por los lectores de revistas como Tararí, Eco Artístico o Varieté, que ¡oh casualidad de las casualidades! insertó publicidad en el recetario que nos ocupa.

Además de clásicos del pimple elegante como el manhattan, el sidecar o el daiquiri, 'Cocktelera universal' recoge varios muy curiosos. Sirvan de ejemplo el Oyster Cocktail (vinagre, salsa Perrins, angostura, coñac y tres ostras) o el Horchata Cocktail que rinde homenaje al origen valenciano del autor: una cucharada de jarabe de horchata, una clara de huevo, una cucharada de crema de leche y un tercio de licor marrasquino, todo mezclado en una copa y adornado con nuez moscada.

En cuanto a las bebidas dedicadas a las señoras cupleteras destacan el Raquel Meller (yema de huevo con vermut blanco y champán), el Bella Dorita a prueba de estómagos fuertes (kirsch, coñac, ginebra, chartreuse verde y vermut), el María Luisa (vermut blanco, curaçao rojo y crema de rosas), el Hermanas Montecarlo (crema de mandarina con vino de Málaga) o el más simpático de todos, ilustrado con una foto de la bailarina Rosita la Madrileñita y que lleva nada menos que un tercio de licor de cassis, un tercio de ginebra y un tercio de la típica sidra El Gaitero. Más original, imposible.

 

Fotos

Vídeos