Rechazan como catedrático a un científico de la Universidad de Granada considerado un referente mundial

Juan Antonio Aguilar, en un acto académico. /Fermín Rodríguez
Juan Antonio Aguilar, en un acto académico. / Fermín Rodríguez

El profesor Juan Antonio Aguilar es uno de los 25 investigadores más citados de España, y fue uno de los físicos descubridores del bosón de Higgs

ANDREA GARCÍA PARRA

Juan Antonio Aguilar Saavedra (Granada, 23/12/1971) destaca en el listado de los científicos altamente citados de España. Está en el puesto número 22 (teniendo en cuenta todas las disciplinas). Es el investigador de la Universidad de Granada (UGR) más citado (de todas las áreas del conocimiento). Su investigación es referente internacional y tenida en cuenta por investigadores de todo el mundo. Es profesor titular del departamento de Física Teórica y del Cosmos, pertenece al área de Física Teórica, de la Universidad granadina. En 2012, Aguilar Saavedra fue uno de los firmantes de la investigación internacional que demostró la existencia del bosón de Higgs, todo un hito, que dio la vuelta al mundo.

Su currículum es brillante, pero la Agencia Nacional de Evaluación de la Calidad y Acreditación (ANECA), adscrita al Ministerio de Ciencia, ha rechazado su solicitud para ser acreditado como catedrático. En 2015 pidió esta acreditación y tras serle denegada ha seguido un camino de reclamaciones en todas las instancias pertinentes, incluidos los tribunales.

El contencioso llegó a la Audiencia Nacional y le ha dado la razón a la ANECA, a los evaluadores de la Administración. Dice que existe una «discrecionalidad técnica». Aguilar no reúne las suficientes horas de clase para poder ser acreditado, según los criterios de la ANECA. Y la acreditación es obligatoria para poder optar a una plaza de catedrático, en este caso, en una universidad española (en el extranjero no). No implica obtener la plaza, pero sin acreditación de este organismo no pueden optar a la misma. El puesto de catedrático lo debe sacar la universidad (puede ser UGR o cualquier otra) y un tribunal evalúa a los candidatos.

En el capítulo de docencia, la ANECA asigna a Aguilar Saavedra 18 puntos sobre 35 posibles. «Pero esos 35 no son solo las horas de clase en grado, sino dirección de tesis, calidad de la docencia, etcétera. Hay baremos oficiales. He intentado que expliquen a qué corresponden exactamente esos 18 puntos, pero en ningún caso lo han querido detallar», lamenta. Agrega que «la UGR calificó mi docencia como 'excelente'. He dirigido proyectos de innovación docente, he participado en otros, he escrito un libro... La Universidad me ayudó en lo que pudo, y expidieron un certificado donde se recogía la media de dedicación docente en el área de Física Teórica para que se viera que daba las clases que me correspondían».

Le faltan 10 horas

En investigación tiene 53 sobre 55. En total tiene 73 puntos porque suma dos sobre diez en gestión. Necesitaba un mínimo de 20 en docencia y 80 en total. «Claro que puedo presentarme de nuevo a la ANECA, pero aún no cumplo los requisitos para ser acreditado. Me siguen faltando horas de clase», anota. Piden 1.400 horas y él tiene 1.390 horas, según cuenta. Sobre la posibilidad de presentar el recurso de casación en el Supremo dice que «está complicado. Ya he reclamado cuatro instancias».

Hasta marzo de 2020, el profesor Aguilar está, en principio, en situación de excedencia de la UGR en el Instituto de Física Teórica en Madrid. Sobre el futuro, afirma que trasladar su trabajo al Centro Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), «podría ser una buena opción», aunque no ha tomado ninguna decisión aún.

El camino hasta el día de hoy ya dura cuatro años. Fue en 2015 cuando inició el camino de la acreditación, y valora que «antes, los criterios de acreditación eran flexibles según la oferta y la demanda, lo cual es una vergüenza. Ahora están más estandarizados, pero en muchos casos son una locura».

Aguilar Saavedra no es el único profesor en esta situación. Han acuñado incluso un término: 'los anecados', para designar a las 'víctimas' de baremos que no parecen estar claros. Han reclamado al Consejo de Universidades, pero el profesor de la UGR dio un paso más allá, incluyendo en su protesta a los tribunales ordinarios de justicia.

Amplia actividad

El profesor titular de la UGR ha desarrollado y desarrolla una amplia actividad investigadora como físico teórico, y también dentro de la colaboración experimental ATLAS a la que pertenece. ATLAS (A Toroidal LHC ApparatuS, Aparato Toroidal del LHC) es uno de los detectores de partículas construido en el LHC (Gran Colisionador de Hadrones), el moderno acelerador de partículas del CERN en Suiza. Sin contar los trabajos de esta colaboración, ha sido autor de 89 publicaciones en revistas internacionales, que han recibido unas 5.700 citas. En 28 de ellas (con 1.890 citas) es único autor y en 27 de ellas (con 1.870 citas) son dos los autores.

Dentro de la colaboración ATLAS, ha trabajado directamente en 17 artículos en revistas, que se recogen en el apartado de publicaciones. En total, aparece como autor en más de 850 publicaciones, con unas 90.000 citas. Su trabajo ha sido presentado en más de 50 conferencias internacionales. También ha impartido más de 30 seminarios en diferentes instituciones. A nivel no especializado, ha participado regularmente en actividades de divulgación de la Universidad de Granada (semana de la ciencia, café con ciencia, charlas para público general).

Aguilar, que estudió Física en la UGR, a la que siempre ha estado ligado, ha participado en más de 30 proyectos de investigación, siendo investigador principal en cuatro, dos de ellos pertenecientes al Plan Nacional de I+D. Es coordinador de un proyecto que involucra a 33 investigadores. Ha participado en la organización de más de diez conferencias o reuniones científicas, con mayor implicación reciente en las reuniones de la red temática española de física del LHC. Además, ejerce como revisor de proyectos para organismos en España y otros países.

Ha impartido docencia de 14 asignaturas diferentes, a tiempo completo desde 2010 en la UGR. Tiene cuatro tramos de docencia reconocidos. Ha estado implicado, además, en la gestión de iniciativas, a través de la dirección y participación en proyectos de innovación docente, tutoría de alumnos, pertenencia a comisiones académicas y la escritura de un libro como material docente para un curso de máster.