Un centenar de presos de Martutene piden por carta que no les lleven a la cárcel de Vitoria

Cárcel de Martutene./
Cárcel de Martutene.

«Ni nuestras familias, personas allegadas o defensas podrán venir a vernos o a asistirnos con la misma asiduidad», indican los reclusos

A. ALDAZ

La «preocupación» por el cierre de la cárcel de Martutene y su sustitución por un Centro de Inserción Social (CIS) ha cundido entre buena parte de los presos que cumplen condena en el penal guipuzcoano. La decisión del Ministerio del Interior de elegir este modelo penitenciario -lo que descarta la opción de edificar una prisión al uso en Zubieta, como hasta la fecha se había proyectado- no ha contentando al grupo de presos de segundo grado, aquellos que todavía no disfrutan del tercer grado y que pasan todo el día entre barrotes. Alrededor de cien de estos reclusos han remitido un comunicado al Ayuntamiento de San Sebastián. En el escrito, se oponen al cierre de Martutene y su sustitución por un CIS, porque conllevaría el traslado de estos presos al penal de Zaballa, en Vitoria, lo que supondría un «desarraigo». Los reclusos sostienen que «no se trata de si Zaballa está lejos o cerca, se trata de que está ubicada fuera del territorio». «Ni nuestras familias, personas allegadas o defensas podrán venir a vernos o a asistirnos con la misma asiduidad», indican.

La decisión no afectaría al grupo de presos en tercer grado porque estos pasarían a cumplir su condena en el nuevo Centro de Inserción Social, donde dormirían, pero les permitiría realizar las actividades en el exterior, como cursar estudios o trabajar.

 

Fotos

Vídeos