El 99% de las aves marinas tendrán plásticos en su organismo en 2050

El 99% de las aves marinas tendrán plásticos en su organismo en 2050

Diez ríos asiáticos y africanos son los responsables del 90% de estos compuestos localizados en los océanos y mares

Daniel Roldán
DANIEL ROLDÁNMadrid

A finales del año pasado, Fundéu decidió que la palabra de 2018 en español fuera microplástico, la voz que designa a los pequeños fragmentos de plástico (menores de cinco milímetros) que o bien se fabricaron ya con ese tamaño para ser empleados en productos de limpieza e higiene, o bien se han fragmentado de un plástico mayor (como bolsas de la compra) durante su proceso de descomposición. Esos microplásticos lo invaden todo: en los mares y océanos hay entre cinco y 50 billones de fragmentos de microplásticos que van a entrar en la cadena alimenticia, según recoge el informe 'Impacto del abandono plástico en la naturaleza', realizado por Libera, el proyecto de SEO/BirdLife y Ecoembes).

En 2050, el 99% de las aves marinas tendrán plástico en su aparato digestivo por ingesta directa, según recalcaron los investigadores del Imperial College de Londres y el CSIRO australiano. «Un millón de aves mueren al año por el enredo de plásticos», destacó Asunción Ruiz, directora ejecutiva de SEO/BirdLife, durante la presentación del estudio. «El 90% del plástico del mar proviene de diez ríos que están situados en Asia y África. La falta de políticas medioambientales tiene consecuencias», añadió Óscar Martín, consejero delegado de Ecoembes. «Y 640.000 toneladas de artes de pesca desaparecen en el mar provocando lo que se llama la pesca fantasma», apuntó Ruiz.

DÍEZ DE LOS RÍOS MÁS CONTAMINANTES

Yangtsé - China
Indo - Pakistán
Amarillo - China
Perla - China
Hai - China
Ganges - Bangladés / India
Amur - Rusia
Mekong - Vietnam
Nilo - Egipto
Níger - Nigeria

Pero los microplásticos no solo aparecen en el organismo de los habitantes de mares y océanos. El ser humano también se está viendo afectado. Hace unos meses, un estudio internacional sobre las heces de ciudadanos de Reino Unido, Italia, Rusia o Japón contenían partículas de policloruro de vinilo (PVC), polipropileno, tereftalato de polietileno (PET), entre otros plásticos. Era solo un estudio piloto, con una pequeña muestra de estudio que se presentó en el Congreso Europeo de Gastroenterología de Viena, pero que puede anticipar una realidad. «Ahora lo que tenemos que saber, y ya se ha comenzado a investigar, es cómo afecta a la salud de las personas, si es que afecta», añadió Ruiz, que recalcó que «vivimos rodeados de plástico». La producción mundial ha pasado de 2,3 millones de toneladas en 1950 a 407 millones de toneladas en 2015.

Una cantidad ingente que se sigue acumulando: el 79% del plástico producido en sus 150 años de existencia está en vertederos. «Debemos fomentar desde todos los ámbitos otro modelo de economía, pensar en la economía circular como única garantía de futuro», apuntó. Ruiz. «El mejor residuo es el que no se crea», incidió.

Balance

Ecoembes y SEO/BirdLife también hicieron balance de Libera, que con tres campañas de sensibilización para recoger 'basuraleza' (nombre dado por los responsables del proyecto a los desperdicios en la naturaleza), ha podido recoger 168,9 toneladas de basura gracias al trabajo de 28.816 voluntarios. Se han realizado 18 alianzas científicas y 108.912 objetos de basura han sido caracterizados, sobre todo colillas, envoltorios, toallitas y bolsas.

También se ha puesto en marcha un gran proyecto de ciencia que tiene como objetivo conocer el impacto de la 'basuraleza' en 140 Áreas Importantes para la Conservación de las Aves y la Biodiversidad (IBA). Se van a tomar muestras de agua, suelo y excrementos de animales silvestres que se analizarán a lo largo de este año por investigadores del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) para analizar la presencia de fitosanitarios, metales pesados, derivados de plástico y medicamentos.

Más información