El auge de los destinos exóticos dispara un 27% las visitas a Sanidad Exterior para vacunarse

Un turista toma fotos en el Merkato de Adís Abeba./SERGIO GARCÍA
Un turista toma fotos en el Merkato de Adís Abeba. / SERGIO GARCÍA

Los turistas vascos toman precauciones ante brotes como el de fiebre amarilla detectado en Brasil, uno de los países preferidos junto a India, Senegal, Kenia y Tanzania

PATRICK ORTIZ

Como cada verano, son muchos los vascos que optan por pasar sus vacaciones en destinos exóticos. Pero el afán por conocer nuevas culturas o la necesidad de irse lejos para desconectar suelen tener un riesgo: exponerse a enfermedades que nuestros organismos no están preparados para afrontar. Por esta razón, es recomendable hacer una visita a cualquiera de los centros de vacunación internacional (CVI) que existen en las tres capitales vascas, donde proporcionan atención personalizada al destino y motivo del viaje. Desde enero ya han pasado por estos centros un total de 4.760 personas, un 27% más que el año anterior, que cerró con 17.557 viajeros atendidos, el 45% de ellos en el CVI de Bilbao en la Gran Vía. Según Vicente Reyes, subdelegado del Gobierno en Bizkaia, este aumento se debe a una «concienciación cada vez mayor con respecto a la importancia de los aspectos sanitarios en los viajes a países exóticos», aunque también, en parte, al reciente brote de fiebre amarilla en Brasil, que entre el pasado julio y abril se ha cobrado 364 muertes de un total de 1.218 casos diagnosticados.

Siguiendo la tendencia de los últimos años, el profiláctico más administrado en el CVI de Bizkaia es el de este tipo de fiebre, endémica en varios países de África y América del Sur. Junto a este fármaco, que con un solo tratamiento es efectivo de por vida, se expide el Certificado Internacional de Vacunación, requisito para la entrada en los principales países afectados por el virus. Tras la de la fiebre amarilla, también son frecuentemente recomendadas las vacunas para la encefalitis, la rabia, la hepatitis A y B... «Normalmente la gente es muy responsable. Si se les recomienda un tratamiento, sobre todo una vacuna, se la suelen poner», afirma Reyes.

Sin embargo, no todas las enfermedades contagiosas tienen vacuna. La malaria (también conocida como paludismo), presente en gran parte de África, Asia y América, es el ejemplo más claro. En este caso existen medicamentos para prevenirla, pero no generan inmunidad. A los viajeros que se desplazan a países endémicos se les realiza un tratamiento quimioprofiláctico en el que «se genera un entorno hostil dentro del cuerpo para que el parásito no prolifere, como explica el subdelegado del Gobierno en Bizkaia. Este se administra antes, durante y después del viaje, por lo que se recomienda visitar los CVI con una antelación de un mes y medio tanto para este como para el resto de los casos, ya que algunos tratamientos requieren varias dosis para ser efectivos.

Prevención ante todo

La recomendación de Vicente Reyes es clara: «La mejor manera de no contagiarse es protegerse». A pesar de estar vacunados, hay que evitar factores de riesgo en el destino y cambiar nuestros hábitos, por ejemplo, con el agua, evitando consumirla del grifo ya sea en su forma líquida o en hielo. Por otro lado, también hay que cuidarse de no consumir los alimentos crudos y cocinarlos siempre para evitar entrar en contacto con microorganismos hostiles que nuestro organismo no conoce.

También hay que evitar las picaduras de mosquitos, ya que son los vectores de transmisión de gran parte de las enfermedades tropicales como la malaria, la fiebre amarilla o el dengue. La primera medida que hay que tomar es exponer la piel lo mínimo posible llevando ropa clara que cubra toda la piel. Además, se debe procurar no dormir con las ventanas abiertas o, en su defecto, hacerlo con mosquiteras. Los repelentes para insectos también son buenos aliados, pero siempre que se apliquen después del protector solar y no antes. Si no, de poco sirven.

Los lugares más frecuentados por los vascos en sus vacaciones en el extranjero siguen siendo los tradicionales, comenzando por India y países del Sudeste Asiático. Dada la gran demanda de turismo de safaris, el sur de África también se posiciona entre los favoritos, con países como Kenia y Tanzania. Y, como siempre en temporada de verano, países del Caribe como Cuba, y Perú, Bolivia y Colombia en Sudamérica.

Independientemente de dónde se quiera disfrutar de unas buenas vacaciones, se recomienda encarecidamente inscribirse en el Registro de Viajeros del Ministerio de Exteriores para poder ser localizado y contactado con facilidad en caso de una emergencia grave como la de un desastre natural o un conflicto armado.

 

Fotos

Vídeos