Las artilleras de la Real Sociedad disparan la fiesta de la Semana Grande donostiarra

Las artilleras de la Real Sociedad disparan la fiesta de la Semana Grande donostiarra

Las jugadoras de hockey hierba y fútbol del club guipuzcoano han dado comienzo ya a la Aste Nagusia al son del 'Artillero' más femenino

IÑIGO BELASTEGUI

Donostiarras, vecinos y visitantes han dado ya la bienvenida, a las siete de la tarde en punto, a una nueva edición de la Aste Nagusia con el tradicional cañonazo. Ante miles de personas que llenaban los alrededores de Alderdi Eder y el Boulevard, las jugadoras de fútbol y hockey hierba de la Real Sociedad, junto a los concejales y alcalde de San Sebastián, han cantado la tradicional 'Artillero', cuya letra cambiaba este año al femenino. Tras el '¡Artilllera, dale fuego!' y el cañonazo explotaba un año más la fiesta veraniega de la capital donostiarra. Poco después sonaba también el 'Txuri-Urdin', el himno de la Real.

La Semana Grande llega más repleta que nunca, con 491 actividades en una treintena de escenarios repartidos por todo San Sebastián, una ciudad que, a juzgar por las reservas hoteleras, estará a rebosar. Sólo falta que la lluvia no vuelva a hacer aparición esta tarde para que la fiesta sea completa.

Aunque desde ayer ya se celebran algunas actividades presentes en el programa oficial, ha sido el cañonazo al son del 'Artillero' el que ha dado inicio oficial a la Aste Nagusia donostiarra de este 2019. Un cañonazo en clave txuri urdin, ya que han sido las jugadoras de los equipos de fútbol y hockey hierba quienes han subido a la Terraza del Ayuntamiento para entonar esa clásica canción con la que arranca cada año la Semana Grande, aunque esta vez en tono femenino con ese 'Artillera'.

Las futbolistas han entrenado en doble sesión muchos días durante esta semana y varias jugadoras del equipo de hockey hierba llegaron de vacacaciones ayer mismo, por lo que el ensayo general del cañonazo, junto con el Batallón de Honores de la Cofradía Vasca de Gastronomía, la banda de música Illumbe, el Coro Eskola-Gurutziaga y la agrupación de txiribiteros ha sido hoy mismo, lo que no ha impedido que todo saliera a la perfección. Para ellos el de hoy será también un cañonazo de lo más especial, ya que son quienes recogerán el testigo que el año pasado les dio Luis Mokoroa.

La atacante Carla Bautista, nacida en Albacete hace 19 años, y Manu Lareo, gasteiztarra de 27 años, se mostraban muy interesadas por los detalles del cañonazo, mientras que la tolosarra Nerea Eizagirre, la irundarra Sara Olaizola y la donostiarra Irati Arrillaga estaban en su salsa. Eizagirre, por ejemplo, no dudó en fotografiarse con el gorro de Tambor Mayor de Arruebarrena, mientras que Olaizola demostró su dominio del txiribito.

Una línea clara

Es el cañonazo el acto que enciende la mecha de una Semana Grande con algunas novedades, las principales relacionadas con el fomento de unas fiestas en igualdad, en respeto y para todos; pero fuegos artificiales, música, gastronomía y actividades infantiles siguen teniendo un protagonismo indiscutible en la Aste Nagusia donostiarra. Los Piratas, por su parte, siguen trabajando por ofrecer un programa festivo más completo cada año y lo consiguen.

En el terreno de la música, habrá tres escenarios principales (Sagüés, Kursaal y el Muelle) por los que pasarán miles de donostiarras y turitas de todas las edades durante esta semana. Muchos de ellos lo harán, además, después de haber disfrutado de los fuegos artificiales, uno de los grandes reclamos a nivel local, pero también estatal e internacional, de nuestra Aste Nagusia.

En San Sebastián ninguna celebración se entiende si no es en torno a una mesa, por lo que la gastronomía está muy presente de distintas formas también en la Semana Grande. Y, para que los más pequeños disfruten de lo lindo también estos días, habrá, además de las ferias e hinchables, talleres y actividades deportivas con las que puedan entretenerse. Los gigantes y cabezudos de la comparsa Itzurun, a su vez, serán buscados y seguidos por muchos en el marco de una fiesta que, cada año, se multiplica.