El Ararteko insiste en renovar los tribunales de las OPE a repetir

OPE de Osakidetza en el BEC. /E. C.
OPE de Osakidetza en el BEC. / E. C.

Reitera en la ponencia sobre la política de persona del Osakidetza la conveniencia de aplicar las 12 recomendaciones trasladadas en enero

TERRY BASTERRA

Renovar los tribunales de las tres oposiciones que Osakidetza decidió repetir de la última OPE -Anestesia, Cardiología y Cirugía Vascular- es una de las medicas que el Ararteko aconsejó aplicar al Departamento de Salud en su informe presentado el pasado enero sobre el proceso de aquella convocatoria pública y ayer se ratificó en ella. Lo hizo ayer en el seno de la ponencia para el análisis del modelo de política de personal y de los procesos de selección en el ente que desde hace meses se desarrolla en el Parlamento vasco.

La Defensoría del Pueblo del País Vasco era una de las entidades invitadas a participar ayer en el seno de este foro por el que ya han pasado sindicatos y profesionales de la sanidad para plantear sus propuestas y mejorar el proceso de cara a futuras OPE. La institución dirigida por Manu Lejarza lo que hizo ayer, según pudo saber EL CORREO, fue incidir en la conveniencia de aplicar en los procesos la docena de sugerencias que trasladó a principios de año. La propuesta de renovar los tribunales en las tres especialidades a repetir se debe a la sospecha de que las presuntas filtraciones partieron de algún miembro de los propios jurados encargados de elaborar la prueba. La repetición de estos ejerciciones está a su vez paralizada por un juzgado contencioso-administrativo de Vitoria.

Otra de las doce sugerencias es que los tribunales sean elegidos por sorteo, medida que ya ha sido incluida por Salud en las últimas pruebas de aquella convocatoria de 2016-2017 que restan por realizar. Con estos exámenes previstos para octubre y elaborados por expertos de fuera de Euskadi para evitar nuevas filtraciones se cubrirán 26 plazas de médico especialista y 4 de biólogo.

El paquete de medidas que planteó el Ararteko perseguía que «las futuras OPE, además de plenamente respetuosas con los principios de igualdad, mérito y capacidad, sean ejemplo de imparcialidad y transparencia». La anterior convocatoria acabó en los tribunales y se ha llevado por delante a cuatro altos cargos de Osakidetza. El último Xabier Balerdi, subdirector de Recursos Humanos, cuya dimisión a petición propia se conoció la pasada semana. Antes que él abandonaron el cargo el consejero, Jon Darpón; la directora general de Osakidetza, María Jesús Múgica, y el exdirector de Recursos Humanos, Juan Carlos Soto.

Alertó de las filtraciones

El Juzgado de Instrucción Número 2 de Vitoria investiga la posible comisión de un delito penal en once especialidades médicas de aquella OPE. Hasta el momento hay tres imputados como supuestos autores de un delito de revelación de secreto por parte de un funcionario. Son tres de los facultativos que prepararon los exámenes. La Fiscalía sospecha que se los hicieron llegar a médicos de su confianza. Se da la coincidencia de que compañeos de sus equipos sacaron las notas más altas de sus especialidades en aquellas pruebas para hacerse con un puesto de funcionario en los hospitales vascos.

Aún restan por declarar Balerdi, Soto y el director de Asistencia Sanitaria, Andoni Arcelay, que aún sigue en su puesto. La jueza debe decidir si lo harán en calidad de testigos o de investigados. Quien ya pasó por el Palacio de Justicia el pasado mayo fue Ángel Loma-Osorio. Lo hizo como testigo. Este cardiólogo y miembro del tribunal -preparó el examen de su especialidad en la pasada OPE- fue una de las personas que alertó a Osakidetza de la posible existencia de filtraciones en la convocatoria. Sospechaba que algún compañero del de tribunal podía filtrar el examen. Aseguró a la jueza que era una práctica común conocida y consentida. Loma-Osorio reiteró ayer esta denuncia en la ponencia celebrada en el Parlamento.