Alertan del colapso en las ITV tras la entrada en vigor del nuevo decreto

Un vehículo durante la inspección de la ITV./FERNANDO GÓMEZ
Un vehículo durante la inspección de la ITV. / FERNANDO GÓMEZ

Los trabajadores dicen «no poder atender toda la demanda» de solicitudes que reciben para realizar las inspecciones y no descartan movilizaciones

IKER MARÍN

Los trabajadores de las ITV de Euskadi han decidido por unanimidad exigir una solución a la problemática que existe actualmente en la prestación del servicio público de la inspección técnica de vehículos, ante la entrada en vigor del nuevo decreto de ITV el pasado 20 de mayo. El hecho de que los 8 centros ITV que existen en la CAV «no puedan absorber los vehículos» que demandan pasar la inspección tiene como consecuencia «una mayor demora en la cita previa y mayor tiempo de espera antes de realizar la prueba», señalan en un escrito.

Sus demandas tienen dos claros destinatarios. Por una parte, el Gobierno Vasco, -«que en el ejercicio de sus competencias es quien tiene la responsabilidad de prestar el servicio en condiciones idóneas de calidad»- y por otra parte, las empresas que explotan el servicio en régimen de concesión administrativa, cuatro en total en los 8 centros que existen en Euskadi, «y que son quienes tienen la obligación de poner los medios necesarios para la adecuada prestación del servicio».

Los representantes de todos los trabajadores que prestan sus servicios en los centros que operan actualmente en Euskadi, con cerca de 250 personas, decidieron este pasado miércoles pedir soluciones para los problemas surgidos tras la entrada en vigor el pasado 20 de mayo del nuevo decreto de la Unión Europea que endurece las pruebas con el fin de ser más respetuosos con el medio ambiente, evitando la mayor cantidad de emisiones contaminantes.

Los trabajadores están sorprendidos por el inexplicable aumento de demanda de servicio

El anuncio de la entrada en vigor de esa nueva norma ha tenido como resultado un inexplicable aumento «considerable» de los vehículos que acuden a pasar la inspección obligatoria. Por ello, las estaciones «no pueden atender toda la demanda de solicitudes que reciben para realizar la inspección». Según uno de los portavoces de los trabajadores, Ketxus San Emeterio, «que desde las administraciones no han informado de forma correcta a los ciudadanos las nuevas medidas adoptadas y cuando entran en vigor las fases correspondientes». A día de hoy, y a pesar de que el nuevo decreto está vigente, «las pruebas que se realizan a los coches son las mismas que se hacían en marzo o abril, no hay cambios».

Ordenadores de a bordo

Anuncia San Emeterio que la gran modificación en la inspección técnica de vehículos se va a dar a partir del mes de septiembre, cuando «comenzarán a ponerse en marcha las nuevas pruebas». Se refiere, por ejemplo, al control que se va a realizar en los ordenadores de a bordo para comprobar, por ejemplo, si ha habido manipulación de emisión de gases, kilómetros y ABS. «Estas pruebas se realizarán a los vehículos Euro 5 y 6, los matriculados desde 2008», explica. En principio, confirma San Emeterio, el precio actual no va a sufrir variación alguna.

En este sentido, y viendo la actual situación que critican los trabajadores de las ITV, temen que la coyuntura vaya a peor. «Teniendo en cuenta que vamos a tardar más en hacer las inspecciones, los 20 minutos de media que podemos tardar hoy en día se pueden convertir en media hora, con el consiguiente empeoramiento del servicio». En algunos puntos se están dando citas a una semana vista, «cuando deberían darse para el mismo día de la petición», agrega.

Preocupa también a los profesionales de las estaciones que la puesta en marcha del nuevo decreto, hasta su total implantación el 20 de mayo de 2019 tiene unas fases de aplicación previstas, - «auditorias, formación del personal y conexión de datos en red»- que van a afectar directamente a las empresas concesionarias que «van a tener repercusión en el tiempo que se tarda en realizar las pruebas y que el problema actual puede ir en aumento».

Ante la preocupación creada, este colectivo de trabajadores va a solicitar una reunión con el Departamento de Desarrollo Económico y Competitividad del Gobierno Vasco y anuncian que ante esta situación no descartan «la convocatoria de movilizaciones en todas las ITV de Euskadi, como protesta y hasta encontrar una vía de solución».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos