El incendio de Gran Canaria avanza sin control y deja ya 9.000 evacuados

Imagen del fuego. / Afp

El fuego, que ha arrasado más de 6.000 hectáreas, está «fuera de la capacidad humana de actuación», aseguran los técnicos

ALAIN MATEOSMadrid

Unas 9.000 personas de 50 núcleos urbanos tuvieron que ser evacuadas para colocarlas a salvo del voraz incendio forestal declarado en la localidad grancanaria de Valleseco, que avanza inexorable desde el sábado por un perímetro de 60 kilómetros. El fuego había arrasado este lunes ya más de 6.000 hectáreas de bosques y montes, penetró de lleno en el Parque Natural de Tamadaba -una reserva natural de la biosfera- y afectó también a varias localidades colindantes. La cabeza del incendio es el flanco que más preocupa a los equipos de extinción, ya que avanza «sin control» y de forma «imparable», sin «capacidad humana» para poder contenerlo, afirma el técnico del Cabildo de Gran Canaria, Federico Grillo.

Las labores de extinción contaron con equipos de entre 600 y 1.000 personas en tierra según la hora del día y están centradas en controlar los focos cercanos a Valleseco. El ministro de Agricultura, Luis Planas, aseguró este lunes que «las próximas 48 horas serán cruciales».

Gran Canaria vive una semana trágica con su tercer gran fuego. Si hace diez días el incendio forestal de Artenara arrasó 1.100 hectáreas -el autor de la negligencia que lo provocó se encuentra en libertad con cargos-, el sábado el nuevo fuego empezó en el barranco de Valleseco, muy cerca de Artenara.

«Las expectativas para controlar el incendio de Valleseco son peores que con los anteriores», señaló el presidente canario, Ángel Víctor Torres, comparando ambos 'superincendios', fuegos que afectan a más de 500 hectáreas. El tercer gran fuego originado hace una semana fue el de Cazadores, con 160 hectáreas quemadas. «El objetivo es vencer al fuego y evitar que se pierdan vidas», aclaró el ministro Planas, que explicó que el dispositivo desplegado «es uno de los más importantes que de los últimos años».

Las llamas avanzan sin control en la cabeza del incendio en el parque de Tamadaba, el flanco que más preocupa. «La situación es tremendamente complicada», recalcó Torres. Los servicios de emergencias esperan que el foco se pueda controlar hoy, cuando la cabeza del incendio llegue al macizo de Tamadaba, ya que la orografía tiene forma de contrapendiente y facilitaría las labores de los equipos.

Los otros flancos se encuentran en la cola del incendio en Valleseco y en las localidades de Artenara y Tejada. Salvo el de Artenara -se esperaba que se pudiese controlar este lunes- los otros dos están bajo control. Las labores de emergencia se centran ahora en evitar que las llamas, de hasta 50 metros de altura, alcancen la Reserva Natural de Inagua, al sur de Tamadaba. Y es que si el fuego penetrase en este último espacio protegido la pérdida de valor de la biosfera grancanaria sería incalculable.

Cuatro aparatos más

Desde primera hora del lunes, más de 600 efectivos con 14 medios aéreos -la mayor parte, helicópteros, y cuatro hidroaviones- trabajan para contener el incendio que por el momento no ha causado daños personales. A lo largo de la tarde se incorporaron 400 efectivos más y este martes llegan dos nuevos helicópteros Kamov, un avión de coordinación y un dron que analizará el incendio por la noche.

Los últimos núcleos urbanos desalojados son el Carrizal de Tejeda, Solana, Espinillo y El Chorrillo, hacia la zona de El Toscón (Tejeda). El Gobierno canario, para socorrer a los vecinos afectados, puso a disposición de los evacuados seis albergues. Alrededor de 540 personas descansaron en estos centros. «No podrán regresar a sus casas de momento», según el presidente Torres. Las autoridades aún desconocen si el origen del fuego está causado por el hombre y no se descartan ninguna hipótesis.

Las predicciones meteorológicas auguran una bajada de temperaturas y una mayor humedad que facilitarían las labores de extinción, aunque la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet) informa de que la sequedad ambiental y las fuertes rachas de viento continúan dejando en «riesgo extremo de incendios» a las islas. A partir del jueves se espera de nuevo un aumento en las temperaturas. En lo que va de año, en España han ardido más de 60.000 hectáreas de bosques y montes. La Comisión Europea ofreció su colaboración al Gobierno a través de satélite Copernico para tratar de extinguir las llamas que asolan el norte de Gran Canaria.

Más información