Vigo vuelve a la calma

Hoy en Vigo es día de agradecimientos, porque esta mañana recordaban con emoción cómo los vecinos se convirtieron en una piña para salvar la ciudad. Pero hoy en Vigo también es día de miedos, porque a los vigueses les costará olvidar lo que vivieron anoche. Hoy la ciudad, también llora. En Vigo vivía Marcelino, la cuarta víctima mortal. Y aunque al final la ciudad consiguió salvarse, hoy en Vigo también es día de reivindicaciones porque nadie olvida lo cerca que ha estado la tragedia.-Redacción-