Las víctimas rechazan las críticas de Casado al traslado de dos presos de ETA a Basauri

Casado acudió ayer a Santa Pola para participar en el homenaje a dos víctimas de ETA./EFE
Casado acudió ayer a Santa Pola para participar en el homenaje a dos víctimas de ETA. / EFE

El líder del PP asegura que es una «contraprestación al PNV» por su apoyo a la moción, mientras que Covite y la AVT afirman que es legal

D. GUADILLA | N. VEGA

«No pueden contar con nosotros, porque pensamos que es una contraprestación a una moción de censura vergonzante». Pablo Casado aprovechó ayer su presencia en Santa Pola en el homenaje a la niña Silvia Martínez, de 6 años, y Cecilio Gallego, de 57, asesinados por ETA en 2002, para advertir al Gobierno de Pedro Sánchez de que el PP no respalda la decisión de modificar la política penitenciaria. Sobre todo, después del traslado esta misma semana a la cárcel de Basauri de dos etarras desvinculados de la banda y en tercer grado. El gesto ha sido duramente criticado por los populares, que en más de una ocasión han subrayado que están dispuestos a salir a la calle con los colectivos de víctimas para rechazar los pasos dados por el Gobierno.

El problema para el nuevo presidente del PP es que esas asociaciones, al menos por ahora, no comparten su mensaje. Nada más conocerse el traslado de Olga Sanz y Javier Moreno, antiguos colaboradores del 'comando Bizkaia', tanto Covite como la AVT subrayaron que no ponían reparos. Que estarían vigilantes sobre los futuros pasos que podría dar el Ejecutivo de Sánchez, pero que los casos de Sanz y Moreno se ajustaban a la «legalidad». De hecho, la presidenta de Covite, Consuelo Ordóñez, ya lanzó un dardo a Casado al subrayar que el PP era «el primero que tenía pactado con el PNV el acercamiento de los presos».

«Arrepentirse»

Pero la hermana del edil popular asesinado por ETA en 1995 fue ayer un paso más allá al oír las declaraciones de Casado en Santa Pola. El presidente del PP cargó con dureza contra el traslado de los dos exmiembros de ETA -habían roto con la organización y pedido perdón a las víctimas- y subrayó: «Que hablen con las asociaciones de víctimas del terrorismo y piensen si lo que ha pasado es algo que aceptan».

La respuesta de los afectados por el terrorismo llegó poco después. Y no en el sentido que esperaba el dirigente popular. Ordóñez insistió en que tanto el colectivo que ella dirige como la AVT tienen claro que los dos acercamientos cumplen la ley y que no le ven problemas. A través de las redes sociales, Covite recordó que tanto Sanz como Moreno han sido acercados por estar en tercer grado, un estatus que han alcanzado tras cumplir una serie de «requisitos»: «arrepentirse, pedir perdón, asumir sus responsabilidades y comprometerse a colaborar con la Justicia». En una línea muy similar se expresó la presidenta de la AVT, Maite Araluce. «Se ajusta a derecho y no nos podemos oponer», señaló.

En este sentido, y en un tono muy duro, Ordóñez recordó que el tercer grado a Sanz se lo concedió el Gobierno de Rajoy, que Aznar trasladó a cerca de 200 presos de ETA y pidió a los populares que no utilicen a las víctimas para hacer oposición a los socialistas. Otra cosa, subrayó el colectivo, es que Sánchez opte por aproximar al País Vasco a reclusos que estén en segundo grado o que no hayan mostrado un distanciamiento con el colectivo oficial.

Los próximos movimientos del Ejecutivo se esperan para finales de este mes. Tal y como informó ayer este periódico, está previsto acercar a dos presos de la banda, cuyos nombres no se han hecho públicos. Y Sánchez ya sabe que la oposición del PP y también de Ciudadanos en esta materia va a ser frontal. Casado aprovechó ayer su intervención, incluso, para cargar contra Jesús Loza.

«No podemos aceptar que el delegado del Gobierno en el País Vasco me diga que no molestemos, que nos pongamos a un lado. Lo siento mucho, el PP se basa como pilar fundamental en las víctimas del terrorismo y nos molesta profundamente que haya una cesión a los terroristas y que, sin embargo, no se esté cerca de las víctimas».

 

Fotos

Vídeos