El Rey vacía su agenda oficial para la ronda de contactos

El rey Felipe VI asiste a la ceremonia de entrega del Premio Carlomagno en el ayuntamiento de Aquisgrán. /efe
El rey Felipe VI asiste a la ceremonia de entrega del Premio Carlomagno en el ayuntamiento de Aquisgrán. / efe

El Palacio de la Zarzuela elabora ya un calendario de encuentros con los representantes de los grupos parlamentarios, de menor a mayor

María Eugenia Alonso
MARÍA EUGENIA ALONSOMadrid

Pasada la triple cita electoral del 26 de mayo, se han vuelto a poner en marcha los engranajes para la investidura en el Congreso del presidente del Gobierno. El Rey ha despejado su agenda para la próxima semana y el Palacio de la Zarzuela elabora ya un calendario de encuentros con los representantes de los grupos parlamentarios, de menor a mayor, para determinar qué candidato cuenta con respaldos para superar este trámite parlamentario.

La victoria en las urnas de Pedro Sánchez deja el camino institucional allanado a la Casa del Rey y dibuja para el futuro jefe del Ejecutivo un procedimiento de investidura asumible. Aunque el líder socialista, previsiblemente, deberá esperar a una segunda votación para salir elegido, se da por descontado que recibirá de Felipe VI el encargo de formar Gobierno y que no se repetirá el laberinto político de 2016.

La presidenta del Congreso, Meritxell Batet, que informó la semana pasada al jefe del Estado de la constitución de las Cortes y de su configuración, espera la llamada de Felipe VI para entregarle la lista con los representantes que irán desfilando por la Zarzuela para comunicar su posición.

En esa ronda, en la que comenzarán a medirse los apoyos con los que cuenta Sánchez para repetir como presidente, podría estar el diputado de JxCat Jordi Sànchez si recibe la autorización del Tribunal Supremo para salir de prisión. «Sólo serán incluidos en la lista aquellos que puedan acudir a esa reunión materialmente», avisó Batet. Fuentes jurídicas apuntan a que la decisión podría conocerse el lunes.

Si Sànchez no es autorizado, su partido deberá designar otro representante para la reunión con el Rey o seguir el ejemplo de Esquerra, que no acude a la cita en la Zarzuela.