Urkullu critica a la oposición su estrategia de «desgaste» contra el Gobierno

Josu Erkoreka e Iñigo Urkullu./BLANCA CASTILLO
Josu Erkoreka e Iñigo Urkullu. / BLANCA CASTILLO

El lehendakari dice que su equipo está «mejor que al inicio de la legislatura» mientras Podemos y PP le advierten de que ha «roto los puentes»

Octavio Igea
OCTAVIO IGEA

El lehendakari ha culminado su semana 'horribilis', posiblemente la peor desde que lidera el Gobierno, criticando a la oposición su «política de desgaste». Una estrategia conjunta que provocó la dimisión del exconsejero de Salud Jon Darpón hace ocho días y que ha llevado a Urkullu a utilizar su intervención en la sesión de control que celebra este viernes el Parlamento para cargar contra EH Bildu, Elkarrekin Podemos y PP por «criticar, deshacer proyectos y trayectorias », en clara alusión a Darpón. En su inusual reproche, el lehendakari no ha hecho mención alguna al escándalo de las OPE que ha obligado a hacer cambios en su equipo, más bien todo lo contrario. Pese a los vaivenes, Urkullu ha dicho que su Gobierno está «mejor que al inicio» de la legislatura.

El lehendakari se enfrentaba hoy en la Cámara a sendas preguntas sobre la situación en la que queda el Gobierno vasco tras la salida de Darpón y las fuertes críticas lanzadas desde el Ejecutivo y el PNV al resto de fuerzas. «Han roto los puentes con la oposición», ha asegurado el secretario general de Podemos Euskadi Lander Martínez tras recordar al Ejecutivo su minoría parlamentaria. Una suma de factores que complica lo que queda de legislatura. «Le queda ponerse el traje de faena y ser humilde para intentar alcanzar acuerdos», ha insistido Martínez.

Baja producción legislativa

En el mismo sentido que el líder del partido morado se ha pronunciado el presidente del PP vasco. Alfonso Alonso ha reprochado a Urkullu su «falta de liderazgo», la «debilidad» de un Gobierno que «hace aguas» y sus «malos resultados» desde que «finiquitara» el pacto que convertía a los populares en socio prioritario del Ejecutivo con el apoyo del PNV a la moción de censura a Rajoy. «Tiene miedo a tomar decisiones y eso le tiene sin rumbo», ha añadido.

Urkullu se ha defendido atacando. Ha dicho que la situación de su gobierno es «saludable» y, aunque ha concedido que no tener mayoría parlamentaria es «un problema», ha trasladado la responsabilidad a la oposición y «nueva forma» de hacer frente al Ejecutivo, pactando para forzar la salida de Darpón. «Para eso sí que sirve EH Bildu, ¿no?», ha lanzado el lehendakari al PP, «choca que un partido de derecha moderada acuerde con grupos que define de extrema izquierda revolucionaria», ha insistido.

Pese a que la oposición le reprocha una y otra vez su baja producción legislativa –ha aprobado 4 leyes en lo que va de legislatura cuando pretende cerrar mandato en 2020 con 29 normas nuevas–, Urkullu ha asegurado que su equipo está «cumpliendo» su programa de Gobierno. Ha citado, entre otros, la reducción del paro, el control del déficit público, el fin de ETA, la «puerta abierta» para reformar el Estatuto, y la menor emisión de gases de efecto invernadero como logros y ha tendido la mano a la oposición para trenzar nuevos acuerdos. La reforma de Lanbide, la de la RGI y la nueva Ley de Igualdad, proyectos que llevan bloqueados desde hace más de un año por las discrepancias con la oposición, son los planes que el Ejecutivo desearía ver aprobados antes de que se disuelva la Cámara el año próximo.