Urkullu asume que «cada vez será más difícil» gobernar en minoría

El lehendakari, Iñigo Urkullu, conversa con la portavoz de EH Bildu, Maddalen Iriarte. /EFE
El lehendakari, Iñigo Urkullu, conversa con la portavoz de EH Bildu, Maddalen Iriarte. / EFE

El lehendakari reprocha a Bildu que se centre en subrayar su debilidad parlamentaria en vez de en la ciudadanía

XABIER GARMENDIA Vitoria

La prórroga presupuestaria y la posterior marcha atrás en la tramitación conjunta de tres medidas correctoras para paliarla (la subida de sueldos de los funcionarios, de los profesores de la escuela concertada y de la RGI) han puesto en evidencia una realidad ya existente desde 2012, pero mucho más palpable ahora: el Gobierno vasco está en minoría parlamentaria. Al lehendakari, Iñigo Urkullu, no se le olvida y los últimos baches le han demostrado que «cada vez será más difícil» sacar adelante sus iniciativas en la Cámara autonómica. Eso sí, advierte de que la acción de su Gabinete hasta el final de la legislatura, en 2020, irá «más allá del debate parlamentario» para asegurar su responsabilidad ejecutiva.

Urkullu ha hecho esta reflexión este viernes en el primer pleno de control al Gobierno del presente año, donde ha reiterado que la prórroga presupuestaria «no va a ser un drama». El lehendakari se ha apoyado en la mejora de la economía y de los datos de desempleo para sacar pecho de su gestión, si bien ha reconocido que aún quedan problemas que resolver. Aunque ha dejado «la puerta abierta» a alcanzar acuerdos con todos los grupos, ha criticado la actitud de la oposición, especialmente la de EH Bildu. «Su prioridad no es la situación de la sociedad vasca, sino subrayar la minoría del Gobierno».

El jefe del Ejecutivo vasco ha respondido así a la portavoz abertzale, Maddalen Iriarte, quien le ha recriminado no haber querido aprobar las Cuentas de 2019 a propósito «por un cálculo electoral». «Se empecinan en la lectura única sin haber llegado a acuerdos anteriormente. No nos piden que nos posicionemos, sino nuestro voto», ha señalado. En opinión de la representante de EH Bildu, en la balanza del equipo de Urkullu «ha pesado más la obsesión contra Bildu que el interés de la ciudadanía». El lehendakari, por último, ha retado a la bancada soberanista a someterse a «un test de fiabilidad» con las votaciones del próximo jueves para incrementar los sueldos de los funcionarios públicos: «Tienen una oportunidad perfecta».