Torra ve positivo el mensaje de reforma constitucional de Batet y habla ya de "negociaciones sin condiciones".

De forma positiva. "Bienvenidas todas las propuestas", así recibe el presidente de Cataluña, Quim Torra, el mensaje de la ministra de Política Territorial y Función Pública, Meritxell Batet, sobre la posibilidad "urgente, viable y deseable" de una reforma constitucional. Dice Torra que "esto es lo que queremos debatir con el señor Pedro Sánchez. Sobre propuestas, sobre propuestas concretas y a partir de aquí comenzar las negociaciones". Y lo hace con omisiones importantes en su discurso, ya que no habla de referéndum de independencia ni de declaración unilateral: "nosotros partimos de un referéndum de autodeterminación del 1 de octubre y de una declaración política del 27 de octubre. Y a partir de aquí nosotros queremos avanzar." Autodeterminación y declaración política, nuevos términos desde la Generalitat para una nueva etapa de deshielo con la Moncloa tras la llamada de ayer de Pedro Sánchez y la promesa de un encuentro en breve. Torra matiza, eso sí, que "no nos bastan gestos sino que necesitamos soluciones. Y las necesitamos de forma urgente. De ahí las prisas  en poder reunirnos, pero reunirnos habiendo trabajado antes, los dos equipos, para que sea una reunión fructífera y de contenido" Peticiones que se producen un día después del encontronazo por el levantamiento de las cuentas con el artículo 155. Oficial desde ayer, según el Consejo de Ministros. En práctica desde el lunes, dice el vicepresidente económico catalán, Pere Aragonès, que reclama, además, que se haga lo mismo con el fondo de liquidez autonómico, el llamado FLA. Reacciones que coinciden con la renuncia del exmajor de los Mossos, Josep Lluís Trapero, para ser restituido en el cargo. Un no que ha decidido, asegura, por el bien del cuerpo policial y por su situación procesal.