Esquerra cuestiona la autoridad de Torra y ahonda en la división en el 'Govern'

Quim Torra. /Efe
Quim Torra. / Efe

Los republicanos desoyen la amenaza del president con una crisis de gobierno si PDeCAT y ERC no siguen su criterio en los Presupuestos

CRISTIAN REINOBarcelona

La autoridad del presidente de la Generalitat de Cataluña, Quim Torra, quedó hoy muy debilitada y cuestionada públicamente por sus propios socios. Un día después de que amenazara al PDeCAT y a Esquerra con una «crisis de gobierno» si apoyan la tramitación de los Presupuestos de Pedro Sánchez en contra de su criterio, los republicanos le replicaron con que las decisiones sobre el protecto de cuentas del Estado las toma el partido de manera autónoma. Además, recordaron, el Gobierno catalán no es «monocolor».

El portavoz de Esquerra en el Congreso, Joan Tardà, explicó en un tono entre conciliador y desafiante que Torra «habló en nombre del Gobierno y sin mala intención, y es cierto que tenemos muchas afinidades y que compartimos un proyecto, pero el Gobierno de Cataluña no es monocolor. La decisión la tomará ERC». Un reflejo más de la división que hay en el Ejecutivo catalán, en el que los consejeros de JxCat van por un lado y los de Esquerra por otro.

Torra quiso fijar la posición de los independentistas el miércoles, un paso que algunos sectores interpretan como un aviso del ala dura contra los posibilistas del PDeCAT y Esquerra que están a favor de aprobar las cuentas del PSOE. El presidente catalán mantivo que a día de hoy, y mientras Sánchez no mueva ficha en materia de autodeterminación, el voto de los grupos secesionistas es contrario a los Presupuestos y a su tramitación. Pero tanto Esquerra como buena parte del PDeCAT no admiten injerencias en el grupo parlamentario de Madrid del presidente del Gobierno y son favorables al menos a que el Congreso discuta los Presupuestos para dar un balón de oxígeno al Gobierno y ganar unos meses hasta las elecciones de mayo, aunque en público siguen pidiendo gestos al presidente del Gobierno. Sánchez viaja el sábado a Barcelona a publicitar el proyecto de Presupuestos que mañana aprobará el Consejo de Ministros.

Veinticuatro horas después de que Torra tratara de fijar sin éxito la posición uniforme del secesionismo, los sectores pragmáticos del PDeCAT también se desmarcaron del no de Torra y Puigdemont y dejaron abierta esta posibilidad. El diputado David Font afirmó que dar el «no» a las cuentas «en primera vuelta, en una enmienda a la totalidad al lado de PP y Ciudadanos», es «una opción válida, pero no acertada». Una opinión que compartió la senadora, Marta Pascal.

Dimisión

El presidente del partido, David Bonvehí, como expresaron desde Esquerra, precisó que el debate está abierto y esperarán hasta febrero para decidir sobre las enmiendas a la totalidad. De entrada, la oferta que ha puesto el Gobierno sobre la mesa -el compromiso de cumplir la inversión prevista en la disposición adicional tercera del Estatut- es insuficiente para los soberanistas. Esquerra evitó calificarla, aunque insistió en que si el Gobierno «se mueve en el ámbito judicial y en una solución que integre a todos, nosotros nos vamos a mover».

Torra, que mañana viaja a Waterloo a reunirse con Puigdemont para abordar el debate de los Presupuestos y también la posible salida de Elsa Artadi del Gobierno para ser candidata en las municipales de Barcelona, ya intentó dar un golpe de autoridad en octubre, cuando lanzó un ultimátum a Sánchez. Se quedó solo, ya que JxCat y ERC le desautorizaron en solo horas. Igual que en esta ocasión, aunque el órdago ahora es aún mayor porque no es descartable que esa crisis de gobierno si su autoridad se ve menoscabada pudiera suponer también su dimisión, lo que provocaría todo un terremoto en el independentismo a las puertas del inicio del juicio del 1-O.

Fuentes secesionistas apuntan que Torra está cada vez más solo y además desbordado. El choque con los dos partidos que sostienen su Gobierno llega días después de que destacados dirigentes del secesionismo, como la exconsejera Dolors Bassa o el exconsejero de Economía, Andreu Mas-Colell, lanzaran mensajes en la línea de buscar el entendimiento con el Gobierno. Bassa pidió desde la cárcel «no dejar caer a Pedro Sánchez», mientras que Mas-Colell aseguró sin tapujos que lo que conviene a Cataluña es aprobar los presupuestos.