Torra tiende la mano a Sánchez pero le amenaza con la vía unilateral eslovena

El presidente de la Generalitat, Quim Torra. / Efe

Torra replica al presidente del Gobierno que en Cataluña no hay un problema de convivencia, sino un conflicto político y le insta a «rectificar» y negociar un referéndum y la situación de los presos

CRISTIAN REINO

Torra replica a Sánchez que en Cataluña no hay un problema de convivencia, sino un conflicto político y le insta a «rectificar» y reunirse de gobierno a gobierno y negociar un referéndum y la situación de los presos.

El presidente de la Generalitat, lejos de rectificar, ha vuelto a reivindicar este miércoles la vía eslovena como modelo para alcanzar la independencia. En la sesión de control al Gobierno autonómico en la Cámara catalana, Quim Torra ha defendido la senda eslovena, eso sí, dejando claro que en ningún caso contempla la violencia en el camino de Cataluña hacia la secesión.

Lo que Torra destaca del modelo esloveno, según ha dicho en sede parlamentaria, es que el proceso del país balcánico incluyó unas elecciones, ganadas por la coalición independentista, que a los meses celebró un referéndum y más tarde declaró la independencia. «Aquí acaba la vía eslovena», ha señalado, pues tras la proclamación de la independencia se desencadenó una guerra que causó decenas de muertos.

«El camino hacia la libertad será siempre pacífico y democrático y cívico. Es, está y será así. Ninguno sabemos hacerlo violentamente. No nos saldremos nunca del carril de la justicia y la democracia», ha apuntado.

Torra ha replicado además a Pedro Sánchez. «En Cataluña no hay un problema de convivencia, hay un conflicto político», le ha respondido. «Hay un problema de democracia», de «libertad», ha añadido. El presidente de la Generalitat ha emplazado al jefe del Ejecutivo a que tenga coraje, deje de abrazar las tesis de la derecha y regresar a la senda del diálogo. «Cuando esperábamos que viniera la política a Cataluña, lo único que hemos oído es que quiere mandar más policías», ha relatado.

«Volvamos a la política», le ha instado. Y ha insistido en que el 21-D los dos gobiernos, el central y el catalán, celebren una cumbre de ejecutivo a ejecutivo y negocien el derecho de autodeterminación y la situación de los presos. «De eso hay que hablar», ha afirmado Torra. «Y espero que Sánchez rectifique» y sea responsable, ha apuntado. A su juicio, las fuerzas que amparan el 155 están creado un «relato ficticio e inventado de violencia» para volver a aplicar el 155. En Cataluña no hay ni violencia ni descontrol, ha dicho.

La oposición, mientras, ha cargado con dureza contra el presidente de la Generalitat. Inés Arrimadas, de Ciudadanos, le ha acusado de ser un «peligro público para la convivencia», pues ampara a los «violentos» que quieren provocar un «caos» en Cataluña el próximo 21-D. Miquel Iceta, de PSC, por su parte, ha reclamado a Torra que retorne a la legalidad en sus propuestas y actuaciones: «O ciñe su actuación al marco legal vigente o no podrá contar con nosotros para ningún tipo de diálogo, negociación y pacto», le ha espetado. Torra ha evitado someterse al Estatuto y la Constitución y ha dejado claro que solo será leal y fiel a lo que decida el Parlamento de Cataluña.

Torra da un toque de atención a los CDR

Quim Torra dio ayer un toque de atención a los CDR. El presidente catalán, que el 1-O les alentó a «apretar», advirtió de que las imágenes del jueves en los enfrentamientos con los Mossos fueron «intolerables». «No se puede atacar los cordones policiales», aseguró. Pero también dijo que cualquier actuación de los Mossos al margen de los protocolos se sancionará.