El Supremo ratifica la condena de 15 años a La Manada y reprende a los jueces de Pamplona

No es abuso, es violación. Es el resumen perfecto de la sentencia del Tribunal Supremo. El primer argumento: porque hubo intimidación. 5 hombres rodeando a una chica de 18 años en este angosto portalActuaron en grupo y eso jurídicamente también supone una intimidación ambiental de la víctima.El Supremo va más allá. Asegura que no hubo consentimiento. Su silencio era un no. Y ellos lo sabían.  Se aprovecharon de que la joven estaba embriagada. Por eso fue una violación. Así el Supremo enmienda del todo la plana a los tribunales que calificaron de abusos los hechos y condena a La Manada a 15 años de cárcel y 8 de libertad vigilada. Pero no queda ahí el reproche a los jueces y abogados. El Supremo cree que La Manada es culpable de 10 delitos de agresión sexual porque fueron cooperadores necesarios de las agresiones que cometió el grupo. Pero no puede condenarlos por ello porque ninguna acusación lo ha pedido.En la sentencia el Supremo rechaza los argumentos de la defensa de La Manada. La sentencia nunca estuvo influenciada por la prensa, ni por los políticos, ni por las manifestaciones en la calle.