Sortu anuncia la vuelta a Euskadi de Arturo Cubillas, el hombre de ETA en Venezuela

Cubillas, en una foto de hace un tiempo en Venezuela. /E. C.
Cubillas, en una foto de hace un tiempo en Venezuela. / E. C.

Su situación legal siempre ha estado envuelta en una nebulosa y la Policía lo incluíua en la lista de fugados de la Justicia

D. G.

Sortu anunció este sábado a través de la redes sociales la vuelta a Euskadi desde Venezuela de Arturo Cubillas, exmiembro de ETA cuya extradición fue reclamada en su momento por las autoridades españolas, que durante varios años estuvo protegido por el Gobierno bolivariano y al que se le consideraba el máximo responsable de la amplia colonia de etarras instalada en su momento en dicho país. Era, según las fuerzas de seguridad, el encargado de mantener el control del colectivo para evitar disensiones.

Su regreso supone todo un golpe de efecto. La Policía seguía incluyéndolo en el listado de fugados de la Justicia. Su situación legal siempre ha estado envuelta en una nebulosa. Cubillas fue deportado a Venezuela desde Argelia en 1989 después del fracaso de las conversaciones de Argel entre ETA y el Gobierno de Felipe González.

Nacido en San Sebastián en 1964, la Justicia española sostenía que había sido un enlace entre ETA y las FARC y que había colaborado en el adiestramiento de miembros del grupo colombiano. También se le vinculaba con su posible participación en tres asesinatos en la década de los ochenta. La extradición no fue posible porque tiene la nacionalidad venezolana. Ahora queda por ver si la Justicia española podrá actuar. Según la información trasladada por Sortu, Cubillas ya está en San Sebastián.

A finales de 2010, su nombre salió a relucir a raíz de la declaración ante el juez de la Audiencia Nacional Eloy Velasco del exembajador de Venezuela en la ONU Diego Arria Salicetti. El diplomático aseguró que las «expropiaciones dirigidas por Cubillas» en el Instituto Nacional de Tierras (INTI), organismo dependiente Ministerio venezolano de Agricultura del que era un alto cargo, podrían servir para «financiar» a ETA. La acusación nunca se confirmó.

Su aparición por sorpresa en San Sebastián llega apenas quince días después de que el secretario general de Sortu, Arkaitz Rodríguez, volviese de Venezuela, donde mantuvo encuentros con diferentes agentes políticos y sociales. También participó en un encuentro que contó con la presencia del propio Maduro.

Temas

Sortu