Santamaría ofrece a Casado una «candidatura unitaria» porque «lo quiere la militancia»

Sáenz de Santamaría, durante la rueda de prensa en Génova./Efe
Sáenz de Santamaría, durante la rueda de prensa en Génova. / Efe

Pablo Casado insiste en que va a llegar «hasta el final» y lanza los primeros guiños a los seguidores de Cospedal

A. G. MADRID

Soraya Sáenz de Santamaría propuso anoche a Pablo Casado presentar una candidatura unitaria al congreso en el que se designará al sucesor de Rajoy, lo que evitaría el enfrentamiento entre ambos y las heridas que esa pugna podría abrir. «Creo que nuestra militancia merece que al menos hagamos un esfuerzo por esa integración y unidad, yo lo voy a hacer», aseguró la vencedora de las primarias en rueda de prensa tras hacerse públicos los resultados. Casado, que compareció ante los medios antes que la exvicepresidenta, insistió sin embargo en que su decisión es «llegar hasta el final».

Sáenz de Santamaría expresó su «firme determinación» de dejarse «la piel» para convertirse en la presidenta del PP y del Gobierno, y respecto a su oferta al exvicesecretario de Comunicación remarcó que «siempre» ha dicho que haría «un esfuerzo enorme de generosidad» y cumplirá su palabra. La exvicepresidenta señaló que quiere abrir un «diálogo muy amplio» con Casado, pero no precisó si le ofrecerá la secretaría general. En cualquier caso, reiteró que las bases les piden el «máximo esfuerzo» por la unidad, sumando «distintos equipos y posiciones», y dado que ha sido la más votada se siente con el «aval» para dirigir unas negociaciones que abrió al resto de candidatos. Incluida María Dolores de Cospedal, en cuya candidatura dijo que hay personas muy valiosas.

Cospedal no quiere cargos

Pablo Casado no parece receptivo a la oferta de Santamaría. Como en reiteradas ocasiones a lo largo de la campaña, subrayó su intención de llegar «hasta el final» del proceso y respetar el sistema aprobado por el partido para la designación de su líder, con elecciones a dos vueltas. Es más, el diputado por Ávila no perdió el tiempo para lanzar los primeros guiños a la tercera en discordia, María Dolores de Cospedal. Casado aseguró que en su candidatura «cabe todo el mundo» y que se siente «muy identificado» con aspirantes que han quedado fuera, como Cospedal, que tiene -dijo- una forma de hacer política y una «visión de España» muy parecida a la suya.

La aludida prefirió no mojarse cuando le preguntaron durante su intervención si apoyará a Santamaría o a Casado en caso de que al final no haya una lista unitaria, limitándose a pedir que se abra «una reflexión». La hasta ahora 'número dos' del PP aseguró que ella no quiere ningún cargo en el partido, pero advirtió de que el 26% de los afiliados que le han votado deben ser tenidos en cuenta.

Perfiles

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos