Sánchez afea a Rivera en la UE sus pactos con Vox y ratifica a Iglesias que quiere gobernar solo

Sánchez, a su llegada al Consejo Europeo en Bruselas. /Efe
Sánchez, a su llegada al Consejo Europeo en Bruselas. / Efe

El líder del PSOE aprovecha la alianza con Macron para pedir a Cs que cambie su estrategia y recuerda a Podemos su debilidad tras el 26-M

ADOLFO LORENTE

Si hay un sitio donde mandar mensajes políticos de calado ese es Bruselas y este martes, a su llegada a la cumbre extraordinaria de jefes de Estado y de Gobierno, el presidente en funciones lanzó un dardo envenenado a Pablo Iglesias recordándole que tras el varapalo electoral del domingo no está en condiciones de pedir puestos en el Consejo de Ministros. Pedro Sánchez también aprovechó la ocasión para redoblar su presión sobre Albert Rivera para que afloje su cordón sanitario sobre el PSOE y busquen vías de colaboración en las instituciones aprovechando la incipiente alianza que se está gestando entre los socialdemócratas y liberales con Sánchez y el presidente francés, Emmanuel Macron, como grandes artífices. Así se evidenció la noche del lunes en El Elíseo, donde cenaron ambos líderes para consolidar el eje París-Madrid y, de paso, hablar del rol que Cs viene jugando en España vetando a los socialistas y coqueteando con el PP y Vox.

Sánchez busca la complicidad de Macron para intentar convencer a a Albert Rivera, su gran aliado liberal en España. No hay que olvidar, además, que la extrema derecha de Marine Le Pen (aliada de Santiago Abascal) ganó las elecciones del pasado domingo en Francia y es la gran enemiga de Macron, quien siempre ha abogado por los cordones sanitarios en torno a los extremismos.

En este sentido, Sánchez aseguró que en la Unión Europea «no se comprende que un partido como Ciudadanos se apoye en la ultraderecha para conformar gobiernos; ni en Andalucía ni en otros lugares. Ahí hay una contradicción muy importante por parte del partido del señor Rivera», zanjó.

Tras recalcar que «hay que quitar el cordón sanitario al PSOE», recordó que en esta exhaustivo ciclo electoral que comenzó el 28 de abril con la celebración de las generales y terminó el 26-M con las autonómicas y municipales, «los votos de los españoles han dicho que es el PSOE el que tiene que liderar las instituciones». «Más allá de lo que pueda ser una dialéctica electoral todas las fuerzas tienen que reconsiderar sus estrategias y sobre todo garantizar dos cosas fundamentales: La estabilidad de las instituciones y que los gobiernos no descansen en formaciones antieuropeístas y de ultraderecha», apostilló.

Tira y afloja con Podemos

Respecto a la insistencia de Pablo Iglesias para formar parte de un Gobierno de coalición entre el PSOE y Unidas Podemos con él incluso de ministro («si fructifica, lo lógico sería eso», aseguró recientemente), el secretario general de los socialistas le recordó con extrema cortesía que no está en condiciones de exigir grandes cosas tras sus malos resultados cosechados el pasado domingo. No hay que olvidar, además, que las batallas internas en la formación morada provocaron una fractura en la izquierda que hará, casi con total probabilidad, que el PSOE no logre recuperar la Comunidad de Madrid de la mano de Ángel Gabilondo.

«Insisto, todos tenemos que reconsiderar nuestras estrategias después de lo que ha ocurrido el 26 de mayo. Y todos es todos», recalcó al ser preguntado por Iglesias. «Lo importante es la estabilidad», dijo, que que ve posible con «un Gobierno abierto y progresista» liderado en solitario por el PSOE en el que no se mire «el carné político» de sus miembros sino lo que comparten. También aportó un matiz clave en la futura negociación al hablar de un Gobierno «con independientes de reconocido prestigio». Es decir, gente propuesta por Unidas Podemos en ministerios de bajo perfil, pero no a los principales líderes del partido.

«Es la línea en la que vamos a seguir trabajando con más convicción porque los ciudadanos han validado esa perspectiva y esa orientación de gobierno», recalcó. Pedro Sánchez sigue aferrado a la vía portuguesa: apoyarse en otros partidos de izquierda, pero no en coalición..

Noticias relacionadas