Sánchez ve en Iglesias «voluntad» para llegar a un pacto de Presupuestos

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y el presidente de Chile, Sebastián Piñera./EP
El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y el presidente de Chile, Sebastián Piñera. / EP

Podemos sigue tensando aun así la cuerda e insiste en sus exigencias sobre el precio de la vivienda o la subida del SMI

ANDER AZPIROZ y PAULA DE LAS HERASMadrid

Las advertencias de Podemos arrecian pero el Gobierno no pierde la confianza en que será posible alcanzar un acuerdo sobre Presupuestos antes del lunes, la fecha tope para enviar un borrador de las cuentas a Bruselas. «Me consta que ambas partes estamos poniendo todo lo que hay que poner y que hay voluntad; no me duelen prendas en reconocerlo», dijo Pedro Sánchez durante una rueda de prensa en la Moncloa con el presidente chileno, Sebastián Piñera, apenas unas horas después de haber mantenido una conversación telefónica con Pablo Iglesias.

Los socialistas llevan varios días dando a entender que entienden las amenazas de su principal socio parlamentario como parte del juego de la negociación y que no perciben un peligro real de quedarse colgados de la brocha. Pero el tira y afloja entre ambas fuertas dio lugar este martes a mensajes contradictorios. «Se ha avanzado mucho en la negociación» y «en las próximas horas habrá noticias», señaló la portavoz del PSOE, Adriana Lastra, por la mañana. La portavoz adjunta de Unidos Podemos, Ione Belarra, negó la mayor.

Belarra informó de que su grupo parlamentario había enviado horas antes una contrapropuesta al Gobierno, sobre la que aún no se ha recibido respuesta. Se trata de un documento en el que el partido morado plasma 19 exigencias que giran en torno a temas como el abaratamiento de la vivienda, la subida del salario mínimo, la derogación de la ley mordaza o la rebaja de las tasas universitarias. Son puntos en los que las conversaciones con el Ejecutivo se encuentran en «punto muerto», según denuncia Podemos.

Pablo Iglesias confirmó el desencuentro de su conversación con Sánchez. «En este momento no hay acuerdo. El Gobierno tiene que ceder y aceptar un aparte de las propuestas que estamos haciendo, que son sensatas. El Gobierno tiene que decir que sí», dijo.

«Partido a partido»

A pesar de los problemas, desde el Gobierno se señaló que, una vez se cierre el grueso del pacto con Unidos Podemos, comenzará el diálogo con el resto de fuerzas. Con el rechazo asegurado de PP y Ciudadanos, el Gobierno deberá ganarse el respaldo de PNV y las fuerzas independentistas. Esquerra insistió ayer en que no se lo brindará si no se insta a la Fiscalía a retirar la acusación de rebelión que pesa sobre los encausados por el 'procés'. «Ya dijimos que eso era imprescindible», recordó el diputado republicano Joan Tardà. Carles Campuzano, portavoz del PDeCAT en la Cámara baja, apuntó en la misma dirección al afirmar que no se dan las condiciones para comenzar a dialogar porque hay «personas injustamente encarceladas.

Pese a estos avisos, el Gobierno no se rinde. «Partido a partido», dijo el jefe del Ejecutivo. La ministra de Hacienda, María Jesús Montero, también aseguró que «se hablará de números y cuentas públicas» con los grupos catalanes.

Más información:

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos