Rivera no ceja y se reivindica como socio de Casado para gobernar

Ciudadanos ficha para las europeas al expresidente balear del PP José Ramón Bauzá y ultima la incorporación del líder de UPyD Cristiano Brown

MARÍA EUGENIA ALONSOMadrid

Albert Rivera insiste en centrar su campaña electoral en la oferta de gobernar en coalición con el PP. Con el argumento del riesgo de afrontar una legislatura con un jefe del Ejecutivo que se rinda de nuevo a los populistas y a los independentistas catalanes, el líder de Ciudadanos volvió este miércoles a tender la mano a Pablo Casado para llegar juntos a la Moncloa. «Es de emergencia nacional mandar a Pedro Sánchez, Quim Torra y Pablo Iglesias a la oposición», justificó.

El dirigente liberal está convencido de que el viento sopla a su favor y es viable ganar al PSOE y a la coalición de izquierdas en las urnas. «Estamos muy cerca, miren las encuestas», insistió en un acto en Madrid, reivindicando su estrategia frente a quienes ven en ella un asunción implícita de que el sorpasso al PP ya no es posible. Rivera lamentó que el líder de los populares, a su entender, está dando las elecciones por perdidas porque cree que ya es tarde para cortar el paso a Sánchez. «No es tarde. Fuerza, ánimo Pablo», ironizó.

En las filas populares escuece aún que la propuesta de Rivera llegara apenas 24 horas después de que se cerrara el plazo para presentar las candidaturas, después de que Casado hubiese insistido una y otra vez en pedir al partido liberal que se integrara en sus listas en el Senado para mantener la mayoría absoluta.

El movimiento busca además dejar claro que Ciudadanos mantendrá firme su posición de no pactar con el PSOE tras el 28 de abril, después de que el secretario de Organización de los socialistas, José Luis Ábalos, se reafirmase este lunes en las preferencias hacia la formación naranja para acordar la investidura de Sánchez. «Yo me juego lo que quiera a que habrá un Gobierno de Ciudadanos con el PP», replicó Rivera para descartar que vaya a incumplir su palabra y pactar después con el PSOE.

Fichajes

Mientras trata de marcar el paso en la campaña, el líder liberal continúa con sus fichajes entre exmiembros del PP y del PSOE caídos en desgracia. El último en incorporarse al proyecto liberal ha sido José Ramón Bauzá. El expresidente de Baleares irá como número cinco en la candidatura al Parlamento europeo, que encabeza Luis Garicano y a la que este martes se sumó la exdirigente socialista Soraya Rodríguez como tres.

Rivera se mostró este miércoles «muy satisfecho» de que exmiembros de otros partidos se incorporen al proyecto naranja y rechazó que puede hablarse de transfuguismo. «No sabía que militar en el PSOE y en el PP es vitalicio», ironizó Rivera sobre las declaraciones de Carmen Calvo en referencia a la fuga de la exportavoz socialista en el Congreso.

Bauzá, que fue jefe del Ejecutivo insular entre 2011 y 2015, anunció el pasado enero su renuncia al escaño de senador y su salida del PP tras más de veinte años de militancia. Se fue de la formación conservadora dando un portazo por discrepancias con la estrategia seguida con el nacionalismo. Dos meses después, el exdirigente popular se estrenó en un acto de Ciudadanos en Cádiz en el que presumió de haber eliminado el catalán como requisito para acceder a la Administración balear.

A la lista europea podría sumarse en las próximas horas el actual líder de UPyD, Cristiano Brown. El concejal en el Ayuntamiento de Las Rozas lleva semanas negociando un acuerdo con los liberales que garantice la supervivencia del partido y la integración de varios de sus dirigentes en las listas de Ciudadanos de cara a las autonómicas, municipales y europeas del 26 de mayo. La Ejecutiva magenta avaló el pasado febrero que Brown, junto con Maite Pagazaurtundua -que irá de número dos en la candidatura de Garicano- y el filósofo Fernando Savater entablaran negociaciones con otros partidos «de centro».

Está previsto que el líder de UPyD se reúna este jueves mismo con el secretario general de Ciudadanos, José Manuel Villegas. Aunque en las elecciones de 2014, la formación naraja consiguió dos escaños en la Eurocámara, las últimas encuestas apuntan a que podría conseguir diez.