El PNV se queda solo en la defensa de la unidad didáctica sobre ETA

Jonan Fernandez (izda) da sus explicaciones en presencia de Juan Pablo Fusi, Mari Carmen Garmendia y Mariano Ferrer. /Blanca Castillo
Jonan Fernandez (izda) da sus explicaciones en presencia de Juan Pablo Fusi, Mari Carmen Garmendia y Mariano Ferrer. / Blanca Castillo

Elkarrekin Podemos, PSE y PP creen que, tal como está, «no se puede llevar a las aulas» y EH Bildu no presenta alegaciones para «no legitimarlo»

DAVID GUADILLA

El PNV se ha quedado solo en la defensa del programa 'Herenegun!', elaborado por el Gobierno vasco como una unidad didáctica para explicar en los institutos vascos la historia de ETA. El secretario de Derechos Humanos, Convivencia y Cooperación, Jonan Fernández, ha visto esta mañana en el Parlamento cómo el resto de grupos mostraba sus críticas a un proyecto que, «tal y como está, no puede ir a las aulas». Fernández ha pedido «calma», ha asegurado que habrá «flexibilidad» y ha recalcado que las aportaciones que ha recibido en los últimos días el Ejecutivo servirán para mejorarlo, pero para empezar se ha encontrado con la oposición frontal de EH Bildu. La coalición soberanista no entregará ninguna alegación al considerar que 'Herenegun!' no tiene arreglo por, entre otras cuestiones, tener «vocación legitimadora de los GAL».

La unidad didáctica se ha situado en el centro del debate político. Se trata de un programa educativo que a partir de abril se llevará a varios institutos de manera experimental. Está basado en varios cuadernos y en cinco documentales emitidos en su día por ETB y elaborados con el asesoramiento del periodista Mariano Ferrer, la lingüista Mari Carmen Garmendia y el historiador Juan Pablo Fusi. Los tres han comparecido esta mañana en la comisión de Educación del Parlamento. La unidad didáctica ha evidenciado la brecha existente a la hora de definir un relato común sobre el pasado reciente de Euskadi. Los principales colectivos de víctimas de ETA, Elkarrekin Podemos y el PP consideran, en mayor o menor medida, que no deslegitima con la suficiente contundencia a la banda terrorista. Partidos y colectivos han podido entregar hasta hoy sus respectivas aportaciones, en muchos casos enmiendas a la totalidad. Serán analizadas hasta finales de enero.

La sesión de esta mañana ha certificado que el deseado consenso sobre esta cuestión está lejos de alcanzarse. Porque la defensa acérrima que ha hecho Fernández de la unidad se ha encontrado con el rechazo explícito de cuatro de los cinco grupos con representación en el Parlamento. Sólo ha contado con el aval del PNV. Aunque todos los portavoces han recalcado que sus aportaciones son «constructivas», las diferencias son evidentes. En algunos casos, auténticos abismos. Porque mientras para Fernández 'Herenegun!' es un programa que tiene como «objetivo ético fundamental» promover en el alumnado «una conciencia crítica que le permita entender la importancia de la deslegitimación del terrorismo y la violencia que padecimos en el pasado», para los representantes del PSE y PP, los dos partidos que más sufrieron la violencia de ETA, la unidad «desprende un sesgo evidente» y «genera confusión».

Fernández ha intentado rebatir todas las críticas. Ha recalcado que no se busca ningún tipo de «equilibrio», que no se intenta buscar «la legitimación de ETA» ni afirmar que tuvo una cierta justificación durante la dictadura de Franco. «Es una aportación modesta para realizar una visión crítica del pasado», ha afirmado el secretario de Convivencia. Durante su intervención, ha dicho que «no avala ninguna teoría del conflicto» y ha hecho una llamada al consenso para elaborar un documento que sea «razonablemente insatisfactorio para todos, una manera aceptable de llegar a un acuerdo».

Pero en esta «batalla del relato» para dejar claro que «aquí se mató por pensar diferente», según ha manifestado José Antonio Pastor, el portavoz del PSE ha recalcado que 'Herenegun!' «no contribuye de verdad a la deslegitimación del terrorismo». La postura de los socialistas es muy simbólica, ya que comparten gobierno con Fernández y con el PNV, formación que a través de Iñigo Iturrate no sólo ha defendido las bondades del proyecto sino que ha calificado como una «campaña destructiva» el aluvión de reproches y, en su opinión, «ataques desmedidos» que ha recibido el secretario de Derechos Humanos, Convivencia y Cooperación. En esta misma línea, Fernández ha hablado de críticas «estridentes», «descalificatorias» y «carentes de veracidad».

El más duro contra 'Herenegun!' ha sido Borja Sémper. El portavoz popular ha asegurado que el documento tiene «carencias ensordecedoras». Por ejemplo, cómo se produjo el «exterminio» de UCD a finales de los setenta. Además, ha señalado que la unidad pretende una «asepsia historiográfica y un equilibrio imposible» y que busca destacar el papel del PNV a lo largo de los últimos años.

También con muchos recelos, Iñigo Martínez (Elkarrekin Podemos) ha mostrado sus dudas, ha recalcado que, tal y como está redactado, no será «viable» y ha pedido que se deje claro que en Euskadi «no ha habido un conflicto entre dos bandos».

La sorpresa ha llegado al final, cuando Julen Arzuaga ha afirmado que EH Bildu no presentará alegaciones, aunque sí las harán públicas para que las conozca la ciudadanía. «No es un buen producto. Se trata de hechos consumados», ha afirmado el representante de la coalición soberanista. «No vamos a legitimarlo».

Por su parte, y en breves intervenciones, Ferrer, Fusi y Garmendia han coincidido en defender el proyecto, en que es mejorable y, sobre todo, en que deslegitima al terrorismo.

Información relacionada

 

Fotos

Vídeos