Las presiones de la oposición y el desgaste personal ponen a Darpón en situación límite

Las presiones de la oposición y el desgaste personal ponen a Darpón en situación límite

EH Bildu registra una nueva enmienda en el Parlamento para exigir su cese al considerar que ha quedado «inhabilitado para el cargo»

OCTAVIO IGEA

A una semana del pleno en el que se debatirá su reprobación por parte del Parlamento, la situación del consejero de Salud, JonDarpón, cada vez es más complicada. La presión que ejerce la oposición y la sucesión de malas noticias que llegan desde el ámbito judicial en relación a las irregularidades detectadas en la OPE de la Osakidetza están haciendo mella en el máximo responsable de la Sanidad vasca. El desgaste personal que sufre y la sensación de que la erosión puede ir a más en los próximos meses ha alimentado las especulaciones sobre una posible dimisión a corto plazo.

Los contactos entre el consejero y el lehendakari son constantes. Ayer mismo se reunieron durante varias horas en el Parlamento. A Urkullu, normalmente atento a todas las intervenciones, se le vio especialmente activo durante la sesión, durante la cual mantuvo varias conversaciones telefónicas. Los asesores de Darpón permanecieron en la Cámara de Vitoria hasta bien entrada la tarde.

Desde que estalló la crisis por la OPE, el lehendakari ha mostrado un respaldo cerrado al consejero, con el que mantiene una sintonía absoluta. Se da por hecho que Urkullu no está dispuesto a cesarle. La gran incógnita es saber hasta cuándo está dispuesto a aguantar Darpón. Y parece que su capacidad ha llegado al límite. Fuentes del Gobierno vasco no descartan que el consejero dé un paso atrás antes del pleno del próximo jueves. Aunque sería un golpe muy duro para el lehendakari, estas mismas fuentes consideran que sería mejor eso que un desgaste que puede prolongarse durante meses. A mediados del año que viene está previsto que se celebren las elecciones autonómicas.

A la espera de lo que decida el consejero, la presión de la oposición se mantiene. EH Bildu registró ayer, minutos antes de que expirara el plazo, una nueva enmienda en la que reclama el cese de Darpón, al considerar que ha quedado «inhabilitado para seguir en el cargo» tras las irregularidades destapadas en las OPE de Osakidetza.

La hoja de ruta de la oposición contra el consejero llevaba ya más de una semana fijada y pactada: Podemos había presentado una proposición no de ley en la que plantea su reprobación y la coalición abertzale iba a elevar la presión al añadir mediante una enmienda la petición de cese. Todo con el beneplácito del PP, que ya ha anunciado que secundará la censura parlamentaria.

Sin carácter vinculante

Lo que no esperaban las formaciones que componen la oposición era que los letrados del Parlamento casi echaran por tierra el plan. El martes advirtieron a EH Bildu de que su enmienda incurría en un defecto de forma ya que reclamaba directamente al lehendakari que destituyera a Darpón. Y, según la normativa, los partidos no pueden interpelar directamente a Urkullu sino que debe ser el Parlamento el que se atribuya la petición en caso de prosperar. El matiz ha obligado a la coalición soberanista a reformular su escrito y presentar una alternativa antes de ayer al mediodía, cuando finalizaba el plazo para presentar textos que puedan ser tratados en el pleno del próximo día 21.

La nueva petición de EH Bildu, una enmienda de adición a la proposición de Elkarrekin Podemos, plantea que sea el Parlamento quien considere que «el consejero de Salud, Jon Darpón, está inhabilitado para seguir en el cargo». Aunque saliera adelante, la petición no tiene carácter vinculante, así que será el lehendakari el que decida el futuro de Darpón. El consejero sugirió hace dos semanas que si la Cámara le reprobaba daría un paso a un lado, aunque después reculó y dejó su cargo en manos de Urkullu.