PP, Cs y Vox denuncian el bloqueo del Gobierno a sus iniciativas parlamentarias

Cayetana Álvarez de Toledo, al término de la Junta de Portavoces. /Luca Piergiovanni / EFE
Cayetana Álvarez de Toledo, al término de la Junta de Portavoces. / Luca Piergiovanni / EFE

Los partidos de la derecha acusan a los socialistas de haber reconocido en la Junta de Portavoces que el Ejecutivo prioriza las propuestas legislativas del PSOE en el Congreso

Nuria Vega
NURIA VEGAMadrid

El Congreso retoma su rutina parlamentaria no exenta de polémica. PP, Ciudadanos y Vox han coincidido hoy en su denuncia del bloqueo del Gobierno a las iniciativas parlamentarias de la oposición. Las tres fuerzas de la derecha aseguran que ninguna de sus proposiciones de ley han recibido el visto bueno para ser debatidas, pese a que, en algunos casos, fueron registradas antes que las del PSOE. «Se parece mucho a lo que hizo el separatismo en el Parlamento catalán», ha elevado su crítica la portavoz de los liberales, Inés Arrimadas.

Según han explicado los tres partidos tras el encuentro de la Junta de Portavoces, el Gobierno no ha enviado al Congreso el informe preceptivo para que las proposiciones de ley de PP, Ciudadanos y Vox puedan ser incluidas en el orden del día. El artículo 126.2 de la Cámara establece que el Ejecutivo debe manifestar su criterio y expresar su conformidad o no con la tramitación si supone un aumento de gasto o una disminución de ingresos. Y en ese punto estarían paradas las propuestas de la oposición.

Legalmente, los plazos no se han agotado. El Gobierno tiene un mes para cumplir esta tarea. PP, Ciudadanos y Vox se quejan, en cambio, de que el Gabinete de Pedro Sánchez sí haya hecho los deberes con las iniciativas socialistas y aseguran que el diputado Rafael Simancas habría reconocido, además, como normal que se prioricen aquellas que presenta el PSOE, el partido que sostiene al Ejecutivo.

Fuentes del grupo socialista matizan la versión. Justifican que el Gobierno se tome más tiempo al tratarse de propuestas que desconoce y que requieren estudio previo. Lo que no ocurriría con las proposiciones de ley del PSOE; todas, recuerdan, de la legislatura pasada.

En todo caso, esas mismas voces replican al PP con lo ocurrido durante el último Ejecutivo de Mariano Rajoy, que sí llegó a vetar decenas de iniciativas con el argumento de que suponían descuadres presupuestarios. En el caso de la Ley Orgánica de Mejora de la Calidad Educativa (LOMCE), el Tribunal Constitucional acabaría dando la razón al Congreso, que activó la tramitación de la misma pese a la disconformidad de la Moncloa.

Como Forcadell

Fuentes de la Presidencia de la Cámara baja sí han defendido que «la Mesa ha cumplido su función de calificar estas iniciativas», que estarían ahora a la espera de que se posicione el Gobierno. La puntualización llega después que Ciudadanos haya comparado a Meritxell Batet con quien dirigía el día a día del Parlamento catalán en 2017, cuando el independentismo aprobó las leyes de desconexión. «Hay una mano del Gobierno que dirige el Congreso, igual que hacía el Govern con Carme Forcadell», ha insistido Arrimadas.

Mientras, la portavoz del PP, Cayetana Álvarez de Toledo, ha expresado su perplejidad por la intervención de Simancas en la Junta. «Esta es la Cámara de la soberanía socialista, donde el PSOE es hegemónico», ha ironizado. Vox ha pedido, por su parte, que las declaraciones del diputado consten en acta.