El PSE se postula como solución al auge de la extrema derecha y la «agenda nacionalista» del PNV

Mendia, durante su discurso en el acto de presentación. /P. Urresti
Mendia, durante su discurso en el acto de presentación. / P. Urresti

Los socialistas llaman a una gran movilización el 28-A y a aglutinar el voto útil para evitar escenarios como el de Andalucía

Octavio Igea
OCTAVIO IGEA

El PSE dio este martes por abierta oficialmente su precampaña electoral. Lo hizo postulando a Pedro Sánchez y a su gobierno como bastión para frenar el auge de la extrema derecha en España y como contrapeso a la agenda «nacionalista» que el PNV quiere imponer en Euskadi. «Que no nos esperen para hablar del derecho a decidir ni sobre consultas extravagantes», advirtió la secretaria general de los socialistas vascos, Idoia Mendia, a sus socios en el Ejecutivo autonómico. Sin nombrar expresamente a la formación que lidera Andoni Ortuzar, Mendia reprochó a los jeltzales su «soberbia y desprecio» por arrogarse la etiqueta de ser «los únicos que defienden a los vascos».

Mendia compareció en Bilbao rodeada de los pesos pesados del PSE en la presentación de sus cabezas de lista al Congreso en las elecciones del 28-A. Serán el exlehendakari Patxi López por Bizkaia; la portavoz del Gobierno de Sánchez, Isabel Celaá, por Álava, y el que fuera alcalde de San Sebastián, Odón Elorza, por Gipuzkoa. Un grupo «experimentado» que pidió «más tiempo» para los socialistas en Moncloa y que llamó a la sociedad vasca a movilizarse frente a la perspectiva de que PP, Ciudadanos y Vox sumen los escaños suficientes para llegar a gobernar. «Somos el único voto útil posible», reivindicó Patxi López, que aún tiene fresco en la memoria el 'sorpasso' registrado en Andalucía. «Esta vez nadie se puede quedar en casa y luego lamentarse como ha ocurrido en la Junta», advirtió.

Ante medio centenar de simpatizantes y compañeros, los líderes del PSE presentaron al socialismo como impulsor del diálogo y el acercamiento entre diferentes frente a la política de la «confrontación e insultos» que, a su juicio, practican los partidos conservadores y de extrema derecha. «No son unas elecciones cualquiera, nos jugamos 40 años de progreso. Evolución frente a involución», planteó la ministra de Educación y portavoz del Ejecutivo Sánchez. «Quieren que elijamos, pero entre Torra y Casado cabe España entera», aseguró Celaá tras cargar contra el PP. «No se esforzaban en gobernar sino en ocultar su corrupción y torpezas como la de Cataluña». También lanzó un dardo a los populares Idoia Mendia, que acusó al partido conservador de «decir una cosa en Bilbao y otra en Madrid», en alusión a sus intenciones con el Estatuto.

«'Generalitos' franquistas»

Tanto Mendia como López y Celaá reclamaron que la agenda política se centre en las reivindicaciones sociales, culturales y medioambientales, las peticiones de los pensionistas, la mejora del salario mínimo y del autogobierno vasco y las transferencias pendientes, un proceso con el que, subrayaron, Pedro Sánchez está «comprometido». También hubo espacio en el acto del PSE de ayer para lanzar consignas contra Vox y su apuesta por sumar militares a sus listas electorales. «Cuidado porque ya están saliendo del armario los 'generalitos' con ADN franquista», lanzó Odón Elorza.