La Policía trata de identificar a los más de 400 inmigrantes llegados a las costas de Cádiz

Inmigrantes subsaharianos desembarcan el pasado fin de semana en el puerto de Tarifa./EFE
Inmigrantes subsaharianos desembarcan el pasado fin de semana en el puerto de Tarifa. / EFE

La masiva llegada de personas ha desborado la capacidad de las comisarías de la provicina

EFECádiz

Más de 400 inmigrantes, de los 669 que han llegado este fin de semana a las costas de Cádiz, permanecen hoy en dependencias policiales para cumplimentar los trámites de identificación y de incoación de los correspondientes expedientes administrativos por tratar de acceder irregularmente a España.

La masiva llegada de inmigrantes, que desde hace semanas desborda la capacidad de las comisarías de la provincia, ha llevado a que la Policía haya habilitado el polideportivo «Andrés Mateo» de Algeciras como centro para realizar estos trámites.

En este polideportivo ubicado en la barriada de El Saladillo permanecen hoy 297 personas, que aguardan a realizar los trámites correspondientes, según fuentes policiales. Entre ellos hay 84 menores no acompañados que pasarán a disposición de la Junta de Andalucía para su traslado a un centro.

Asociaciones autorizadas suministran ropa y comida a los inmigrantes que permanecen en estas instalaciones internados, sin poder salir de ellas hasta que completen los trámites policiales.

En la comisaría de Algeciras aguardan hoy otros 135 inmigrantes a la espera de realizar también los trámites de extranjería, mientras que otros grupos hacen lo mismo en comisarías de La Línea de La Concepción, San Fernando, Jerez y El Puerto de Santa María.

A medida que se van completando las gestiones policiales sobre extranjería los inmigrantes van pasando a un Centro de Internamiento de Extranjeros (CIE) si hay plazas o son puestos en libertad, con orden de expulsión a disposición de alguna ONG de acogida. En el caso de los de origen marroquí, gracias al acuerdo bilateral entre España y Marruecos, la devolución a su país de origen se tramita con mayor celeridad.

Recursos desbordados

Las organizaciones que atienden a estos colectivos, como Cruz Roja o Andalucía Acoge, tienen también desbordados sus recursos de atención. Como ha ocurrido en semanas anteriores han recurrido a pabellones polideportivos.

En este caso se ha vuelto a habilitar el «Kiko Narváez» de Jerez, donde permanecen hoy 58 inmigrantes que, una vez pasados los trámites policiales, precisan de apoyo.

Los voluntarios de organizaciones sociales les ayudan, entre otras cosas, a ponerse en contacto y encontrarse con los familiares o personas conocidas que les sirven de apoyo en España, especialmente en Barcelona, Valencia, Madrid o Bilbao. «Todas las partes estamos haciendo un esfuerzo sobrehumano, desde Salvamento Marítimo a Policía, Guardia Civil y las ONG», dice un técnico de Cruz Roja que atiende este dispositivo.

La Asociación Pro Derechos Humanos de Andalucía ha denunciado hoy la situación vivida por la llegada masiva de inmigrantes a Barbate este fin de semana y la falta de infraestructuras para atenderles. «Es realmente intolerable pues han tenido que dormir en el suelo en módulos sin condiciones o peor aún en la cubierta de la Salvamar a la intemperie», señala en un comunicado, que explica que otros fueron conducidos en autobuses directamente a Algeciras para pasar los trámites administrativos en dependencias policiales.

La APDHA ha convocado una concentración mañana martes en Barbate para reclamar que se disponga de medios para atender a los inmigrantes que llegan a las costas.

Borrel muestra su «preocupación»

El ministro de Asuntos Exteriores, Unión Europea y Cooperación, Josep Borrell, ha expresado preocupación este lunes ante sus socios europeos por lo que ha calificado como el «desvío del flujo de migrantes» en el mar Mediterráneo, ya que en los últimos meses han descendido las llegadas a Italia pero han aumentado en España, por lo que ha valorado positivamente que esta cuestión se incluya en la agenda de un próximo Consejo de Ministros de Exteriores de la UE.

«No es que los flujos de migrantes hayan descendido sino que han cambiado de ruta», ha asegurado Borrell, quien ha mostrado «preocupación» a sus homólogos europeos «porque si los 200.000 migrantes que Italia ha recibido se desplazasen en misma cantidad y mismo ritmo hacia el Mediterráneo occidental tendríamos problemas», no solo en España, sino también en los países de tránsito como Marruecos.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos