La Ley de Policía sigue su trámite tras el rechazo de las enmiendas a la totalidad

Sesión plenaria en el Parlamento vasco./BLANCA CASTILLO
Sesión plenaria en el Parlamento vasco. / BLANCA CASTILLO

La norma regulará la actividad de más de 10.000 agentes de la Ertzaintza, policías municipales y alguaciles

EL CORREO

La modificación de la Ley de Policía del País Vasco, la quinta desde que se aprobó la normativa en 1992, continúa su trámite parlamentario después de que el Parlamento de Vitoria haya rechazado este jueves las enmiendas a la totalidad de EH Bildu y Elkarrekin Podemos.

La consejera de Seguridad, Estefanía Beltrán de Heredia, ha defendido durante la sesión plenaria el contenido del proyecto de quinta modificación de la Ley de Policía que regulará la actividad de más de 10.000 agentes de la Ertzaintza, policías municipales y alguaciles

Se trata de un proyecto que actualiza con algunas «pequeñas reformas» el que el Ejecutivo vasco aprobó en 2016 y cuya tramitación en el Parlamento no llegó a concluir al agotarse la pasada legislatura.

Entre otras medidas incluye iniciativas para aumentar la presencia de mujeres en los cuerpos policiales y una Comisión de Control y Transparencia que estudiará las quejas ciudadanas por la conducta de agentes y policías locales así como mecanismos para desarrollar la carrera profesional de los ertzainas.

El proyecto de ley fija medidas de discriminación o acción positiva en favor de las mujeres para el ingreso y promoción en la Policía vasca, siempre dentro de los parámetros y requisitos de la legislación y jurisprudencia europeas.

Carrera profesional

En relación a la carrera profesional en la Ertzaintza, instaura un mecanismo de reconocimiento que permite acceder a los diversos grados de desarrollo profesional previstos en cada categoría mediante la acreditación de competencias profesionales. En materia de promoción interna, entre otras medidas, disminuye el número de años de servicio para ascender de categoría y se suprime el límite de tres convocatorias para participar en los procedimientos de promoción interna.

El proyecto aborda asimismo modificaciones del régimen disciplinario e incorpora nuevas faltas muy graves en materia de acoso sexual y acoso laboral reiterado, así como infracciones al régimen de utilización de videocámaras policiales.

En la defensa de la enmienda a la totalidad de EH Bildu, el parlamentario Julen Arzuaga ha criticado los «retoques cosméticos» del texto que no aborda el cambio del modelo policial y se ha preguntado si es sostenible mantener el ratio de policía por habitante actual. «¿Por qué tiene que haber 8.000 ertzainas» cuando las tasas de criminalidad han bajado?«, ha preguntado.

Arzuaga también ha denunciado la «sintonía» del PNV y PSE con el PP, partido que «quiere subordinar» la Ertzaintza a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, ha opinado que en el proyecto la policía local sigue sometida a la Policía vasca y ha cuestionado que se quiera promocionar la carrera profesional en este ámbito y no entre otros funcionarios de la administración vasca.

Por su parte, el portavoz parlamentario de Elkarrekin Podemos, Lander Martínez, ha tachado el texto de insuficiente, miope y cortoplacista para los desafíos actuales, ha lamentado que su debate coincida con el período electoral y ha criticado que los partidos del Gobierno Vasco hayan optado por negociar con el PP, partido que ha propuesto recientemente que la Ertzaintza se supedite a la Policía Nacional y al Guardia Civil.